Tribuna Campeche

Diario Independiente

En las Tripas del Jaguar: 09 de Noviembre de 2022

Da click para más información

BACHEO FELINO. Ante la falta de resultados palpables, visibles, tangibles y ciertos, y ante el notable hartazgo ciudadano por la indiferencia que exhibe la Administración laydista ante el incremento de problemas en vialidades, alumbrado público, seguridad y aseo —todos derivados de la negativa gubernamental de entregar sus participaciones a los Municipios—, hoy sólo pueden presumir con orgullo que en siete días taparon 474 baches (68 diarios) en cinco mil 200 metros lineales de calles. O sea, que cada 11 metros tropezaron con un bache.

También debería presumir que mantiene paralizado el Ayuntamiento capitalino, al que en teoría corresponde ocuparse de tapar los baches. Mientras, el personal de la Comuna se sienta y cobra sin hacer nada, porque no tienen dinero para comprar material, ni reciben los apoyos de asfalto para concretar sus tareas.

La arbitrariedad y la sinrazón que caracteriza a la gobernadora en sus decisiones dan como resultado que los campechanos paguemos el doble por los servicios que recibimos, pues mantenemos empleados municipales que no hacen nada, y estatales que hacen la chamba municipal. En tanto, Campeche sigue sumido en un bache económico, más grande que todos los que están tapando ahora.

 

COMANDANTA SIN VERGÜENZA. Marcela Muñoz Martínez circuló un video este lunes en el cual aclara que todos los asesinatos reportados la semana anterior no están relacionados con el crimen organizado, y que trabaja en coordinación con instituciones federales y las Fuerzas Armadas para mantener la tranquilidad y paz de los campechanos.

Y la pregunta obligada es, si asegura que no hay problemas con el crimen organizado, ¿para qué necesita el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional? ¿No se contradice? Insiste en llamarlos “casos aislados”, pero los tenemos casi a diario, y eso no es normal en nuestro Campeche.

Le sobra razón al diputado priísta Ricardo Miguel Medina Farfán cuando dice que quieren normalizar la delincuencia y los asesinatos. Si la señora tuviera un poco de vergüenza, ya debió haber renunciar y largarse al lugar de donde partió, ante el evidente fracaso que tiene y mantiene en materia de seguridad. Pero no la tiene, o no la conoce.

 

PAN Y CIRCO. Todo confirma que la gobernadora Sansores se quedó con la idea de que la política se sigue haciendo como hace 50 años la hacía su padre, cuando en cada colonia popular y Municipio se ponían ferias estúpidas con concursos de talento, música y baile regional, para luego entregar de premio toda la basura que sobraba de la campaña.

Cada fin de semana en todos los parques y sitios públicos se instalan comercios informales y se organizan los mismos concursos de antaño. La asistencia popular cada vez es menor, como se pudo observar en la colonia Samulá, en la llamada Feria del Bacheo, así como en el Paseo de los Héroes.

Y mientras los ciudadanos se tienen que conformar con ese pobre pan y circo, la gobernanta viaja todos los fines de semana en primera clase a la capital del país a disfrutar en restaurantes de finos bocados, bebidas y entretenimientos, pagados, desde luego, con recursos del erario campechano.