Tribuna Campeche

Diario Independiente

En las Tripas del Jaguar: 09 de Diciembre de 2022

Da click para más información

ATRAPADA EN SU PASADO. En su pasado Martes del Jaguar, Sansores habló del enriquecimiento inexplicable del exgobernador Alejandro Moreno Cárdenas, y anticipó que no va a proceder su petición de desafuero porque la Sección Instructora de la Cámara de Diputados la integran dos morenistas, un panista y un priísta, y que de éstos últimos no se puede esperar nada.

Aseguró que el expediente en poder de la Fiscalía Estatal es enorme, y que está bien documentado —no podía decir lo contrario—, y que no cesará en su lucha de que Alito devuelva al pueblo lo robado. ¿Y ella cuando hará lo propio? En este Campeche que todo se sabe, lo suyo también esta documentado.

Y si ya sabía que la petición no procederá, pues fue diputada y senadora cerca de 20 años, ¿por qué cuestionar ahora la forma en que se legisla? ¿Nunca se le ocurrió presentar un punto de acuerdo para modificar lo que hoy dice que está mal? Al parecer estaba ocupada jugando Candy Crush.

 

LE URGE ESCUCHAR. Por cierto que en ese programa citó una frase de su difunto padre: “no es político quien no escucha el corazón de su pueblo”. Aquí los campechanos están hartos del incremento de delitos, robos y asesinatos, y piden a gritos las expulsiones, los ceses o las salidas de Marcela Muñoz Martínez y el fiscal Renato Sales Heredia.

¿Qué tiene que pasar para que la gobernadora tome la decisión que le pide su pueblo? No son inventos. La gente no se conforma con que la comandanta publique videos desde Europa aclarando, cada que hallan un acribillado, que es un hecho aislado y no tiene nada que ver con el crimen organizado. Tampoco se conforma con un fiscal que repite como loro su perorata de que antes no se denunciaba y ahora sí, pero ¿de qué sirve?

¿Cuánto tiempo durará su sordera oficial? La gobernadora debe prestar atención a las críticas que recibe aquí y en otros medios, pues son reflejo del sentir de este Estado. En nada le ayuda encerrarse entre aduladores y resguardarse tras los bots que la protegen en redes sociales, pues la inconformidad popular crece implacable tras apenas un año de Gobierno.

 

EL ENEMIGO EN CASA. Tras una hora de programa, parecía que al principal creador de conflictos semanales, detenido en estado de ebriedad hace dos semanas acompañado de unos muchachitos, lo agobiaba su prurito desinencial de la espalda. Juan Herrera Real, hoy más conocido en el gremio como “la Vilchis”, por su papel de Vil Chismosa en los Martes del Jaguar, no hallaba la hora de soltar su veneno.

Ansioso por presentar sus “Fake News”, sección en la que tergiversa las noticias que los medios escritos sí sustentamos, el experiodista de banqueta —cesado al ser sorprendido in fraganti filtrando información—, debería saber que las encuestas indican que 8 de cada 10 campechanos está convencido de que miente la gobernadora.

Por lo mismo, su segmento denostativo del cual tanto se enorgullece en nada le ayuda a mejorar la corrompida imagen de su patrona. Además que acusar a otros de mentir cuando se arrastra esa reputación, no es creíble. La casi octogenaria gobernadora debería saberlo, y trabajar para rescatar su imagen, desgastada por los ímpetus revanchistas de su frustrado conductor. Bien haría en sacudirse a quien tanto daño le ocasiona.