Tribuna Campeche

Diario Independiente

Muere bebé encerrado en un auto mientras sus padres se ‘reconciliaban’ en un hotel

Da click para más información

 

La madre de la bebé de siete meses que murió  en el auto mientras ella y su pareja tenían un encuentro sexual en un motel en Colombia confesó que “nos estábamos reconciliando”.

Los hechos ocurrieron el pasado 1 de enero en la ciudad de Valledupar cuando una pareja, que al parecer estaba en alto estado de embriaguez, entró al establecimiento y sin llamar la atención del personal de seguridad, ingresaron a una bebé a quien dejaron en el vehículo mientras que ellos se desplazaron a la habitación. La madre de la menor fue identificada como María Camila Mengual Mojica de 19 años, quien residía en Valledupar, mientras que su acompañante fue reseñado como Humberto Manuel Olivella Pineda, de 23 años.

De acuerdo con información obtenida por El Tiempo, la mujer dijo que dejaron prendido el vehículo para dejarle el aire acondicionado a la bebé, sin saber que había una filtración de gases altamente tóxicos. Para esta época del año, Valledupar registra en promedio una temperatura de 32 grados centígrados. La pequeña murió por inhalación de monóxido de carbono. Un empleado del hotel la descubrió en el vehículo.  Fue trasladada al hospital, pero ya no tenía signos vitales.

Los padres también fueron llevados al hospital por estar en mal estado, aparentemente por su embriaguez. Una fuente extraoficial detalló a El Tiempo que el día de los hechos la abuela de la menor compartió esa tarde con su hija y su nieta.

“La noche anterior estuvo tranquila con su hija y su nieta. El día de los hechos, estuvieron en su casa. Por la tarde, su hija se marchó con la bebé”, comentó la persona. Tras conocer la muerte de la niña, varios familiares de la pareja se acercaron al motel, y se culparon unos a otros por el lamentable episodio. “Había mucho dolor, pero también sentimientos de culpa. Se insultaron unos a otros, tratando de encontrar una explicación a la tragedia familiar. Todos viven un dolor profundo”, subrayó la fuente. Se supo, además, que la madre de la bebé fallecida lleva dos años estudiando atención y orientación a la primera infancia en un instituto educativo de esa ciudad al norte del Cesar.

Autoridades confirmaron que la pareja fue dejada en libertad por no contar con una orden de captura emitida por la fiscalía, pero que está en curso una investigación que podría dar inicio a un proceso penal y hasta una condena si un juez de la república determina que alguno de los dos tuvo responsabilidad en el fallecimiento de la bebé.

La madre de la bebé y su pareja fueron trasladados a un centro asistencial con un alto estado de inconsciencia. FOTO: Captura de video

El equipo técnico de investigación que lleva el caso indaga si la madre y su acompañante también estaban bajo efectos de estupefacientes, luego de que el estado de inconsciencia que se evidencia en los videos no fuera normal. Médicos del centro hospitalario que  atendieron a la pareja dijeron que presentaban fuertes escalofríos, tembladera y un estado casi de desmayo.

Abogados consultados por El Tiempo refirieron que la pareja podría ser acusada de homicidio culposo u homicidio doloso en la modalidad de dolo eventual, lo que tendría serias implicaciones por tratarse de un delito agravado por el parentesco y la edad de la bebé. Ninguno de los dos jóvenes tenía antecedentes penales. De acuerdo con el abogado penalista Camilo Burbano, en este caso podríamos estar, presuntamente, frente a uno de dos delitos. En primer lugar, podría calificarse como un homicidio culposo, «el cual se presenta cuando una persona causa la muerte de otra por una acción u omisión imprudente. Este delito tiene una pena de prisión de 2 años y 8 meses a 7 años y 6 meses. Sin embargo, si la conducta fue cometida bajo el influjo de una sustancia psicoactiva o alcohólica, la pena se agravaría, llegando a cuatro años en su mínimo y a 17 años y dos meses en su máximo», comentó.

El segundo escenario que podría considerar la fiscalía, dijo el abogado, sería que se presentó un homicidio doloso, en la modalidad de dolo eventual. “Esta modalidad implica que el autor prevé como posible la conducta y deja su realización librada al azar. En este caso, estaríamos frente a un delito agravado por el parentesco y por ser un menor de 14 años, por lo que la pena va de 40 años a 50 años de prisión”, comentó.

La penalista Dalila Henao comentó que además de romper un reglamento de que los menores de edad no pueden ingresar a moteles, “estas personas no actuaron de forma prudente, ya que el simple hecho de dejar a un bebé sin atención y al interior de un vehículo encendido resulta contrario al comportamiento socialmente esperado de quienes están a cargo de un recién nacido”.

Fuentes locales aseguraron que el motel fue sellado por violar las normas de seguridad básicas que deben tener este tipo de establecimientos, incluyendo la prohibición para el ingreso de menores de edad.

Fuente: El Universal