Tribuna Campeche

Diario Independiente

Piden combatir pobreza, corrupción e inseguridad

Da click para más información

ALERTA HRW POR MAYOR VIOLENCIA EN MÉXICO

BOGOTÁ (Reuter).— Los gobiernos de América Latina y el Caribe deben enfrentar la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la inseguridad y la degradación ambiental para mejorar la situación de derechos humanos, además de proteger la democracia, dijo ayer Human Rights Watch (HRW) en su Informe Mundial 2023.

La falta de decisión para enfrentar esos problemas es aprovechada por algunos políticos para justificar restricciones que violan derechos humanos e impulsan a millones de personas en las Américas a abandonar sus hogares en busca de seguridad y oportunidades en el extranjero, aseguró HRW.

“La falta de respuestas eficaces ante la corrupción, la violencia y la pobreza es usada como pretexto por parte de políticos que prometen soluciones que suenan sencillas pero que suelen resultar abusivas”, dijo Tamara Taraciuk Broner, directora en funciones para las Américas de Human Rights Watch.

“Los líderes de la región deberían demostrar que la democracia puede responder a las necesidades de la población, promoviendo los derechos a la salud, la educación y la seguridad y fortaleciendo el Estado de derecho”, agregó Taraciuk en un comunicado.

Según HRW Cuba, Nicaragua y Venezuela tienen regímenes opresivos que cometen abusos aberrantes contra críticos para silenciarlos.

El grupo de derechos humanos instó a los líderes de América Latina elegidos de manera democrática a desempeñar un papel esencial para presionar por una transición.

HRW dijo que se debería insistir al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela a negociar condiciones electorales aceptables; al Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua a liberar a más de 200 presos políticos; y al Gobierno de Cuba a retirar los cargos penales contra personas detenidas arbitrariamente.

El informe denunció que en El Salvador las medidas de mano duran impuestas por el presidente Nayib Bukele en materia de seguridad y el acelerado desmantelamiento de instituciones democráticas han propiciado violaciones generalizadas de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad.

También alertó por el aumento de la violencia en México, con estrategias fallidas de militarización por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, y en Haití, en donde en un contexto de crisis política y humanitaria, las pandillas son responsables de una ola de asesinatos, secuestros y violencia de género en medio de la inoperancia de la justicia.

HRW dijo que en Ecuador la sobrepoblación y la falta de control estatal en las cárceles permitieron a las pandillas reclutar nuevos miembros y asesinar a más de 400 personas detenidas desde 2021, mientras que Colombia enfrenta una violencia creciente causada por grupos armados en zonas afectadas por la pobreza.

El grupo de derechos humanos recomendó al presidente de Chile, Gabriel Boric, avanzar con una reforma policial, la protección de migrantes y refugiados, además de mejorar el acceso al aborto.