Tribuna Campeche

Diario Independiente

Juniors vandalizan en 18 automóviles

Juan Bautista Palma Cruz, uno de los 18 propietarios de vehículos dañados por los vándalos, muestra las afectaciones a su Atos y pidió que no haya impunidad para los responsables del hecho.

Al menos 18 vehículos fueron dañados en San Román, la colonia Electricistas y otros puntos de la ciudad capital, por un grupo de juniors-vándalos comandados por los hijos de Guillermo del Río Avila y Pablo Escalante Castillo, quienes con bates, palos de golf y bloques, destrozaron cuanto vehículo encontraban a su paso ayer por la madrugada. Cuatro de ellos fueron retenidos, pero por ser menores de edad, los dejaron en libertad.

Los juniors-vándalos se encontraban bajo los efectos del alcohol y de acuerdo con testigos, los acompañaban tres mujeres, también menores. El guardaespaldas del hijo de Guillermo del Río Avila, impidió a un reportero gráfico hacer su trabajo. Al menos cinco afectados denunciaron y llegaron a un arreglo con los papás de los vándalos, por lo cual desistieron de su querella.

Los cuatro juniors, de entre 16 y 17 años de edad, fueron liberados minutos después de su retención realizada por elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP). Fuentes no oficiales aseguran que no es la primera vez que ocasionan este tipo de desmanes.

Los hechos ocurrieron entre las 00:00 y la 01:30 horas de ayer. Siete adolescentes se movilizaban en una camioneta Chevrolet Avalanche gris y cargaban bloques, palos de golf y bates para sus “travesuras”.

Entre los autos afectados están un Chevrolet Aveo gris, placas DHK-2051, propiedad de Víctor Elías Pereira Melken, y un Atos blanco matrícula DGR-6753, de Juan Bautista Palma. Al primero le destrozaron la calavera derecha y le aventaron un block, dañando la carrocería, al segundo le destrozaron el medallón.

Tras el reporte de uno de los afectados, quien apuntó las placas de la camioneta, —que la Secretaría de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad ocultó—, se logró retener a los menores, quienes fueron trasladados a la corporación policiaca.

Hasta este sitio acudieron cinco de los 18 afectados. Fueron canalizados a la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde en cuestión de minutos y a pesar de ser de madrugada, los dejaron en libertad.