Tribuna Campeche

Diario Independiente

“Fue una broma”, se excusa

No veo mayor trascendencia a lo que se maneja en las redes sociales, afirma

El tesorero municipal de Hecelchakán, Raúl Espadas Sosa, negó haber regalado un automóvil Spark a cada uno de sus tres hijos, y aseguró que la publicación en la cuenta de twitter de su hija (Malena Espamo), fue una broma. “De relajo se subió a un auto de los tres que coincidieron en el patio de su casa el pasado Viernes Santo, durante la visita que tuvieron como familia. Tomó esta foto y publicó el comentario, sin medir las consecuencias”, argumentó.

Minimizó la reacción en las redes sociales, y afirmó que no ve mayor trascendencia a lo que se maneja en esos espacios, “pues en ellas se pueden encontrar muchas noticias, videos y otras cosas que se alteran a conveniencia”.

En el caso específico de la publicación de su hija, quien afirma que él les regaló carros a ella y sus dos hermanos, excusó que se trata de una menor de edad que aún estudia la secundaria, “y quizá a manera de juego, de broma, de relajo, publicó el comentario sin medir las consecuencias que sus actos pudieran tener, porque soy funcionario público y pudiera ser utilizado por mis adversarios políticos”.

Espadas Sosa hace una pausa, suspira, toma aire y agrega: “Es un absurdo pensar que pueda regalarle un automóvil a cada uno de mis hijos, pues no tengo las posibilidades económicas para ello. Es más, no he comprado ningún carro nuevo. Más bien —insistió—, se trató de un juego de una niña que sin responsabilidad y sin darse cuenta de lo que hacía, lo subió a las redes sociales”.

Admitió que como funcionario público está expuesto a este tipo de cosas, sobre todo cuando un familiar muy cercano comete un error de este tipo, “pues genera una polémica que se acrecienta con las críticas de muchas personas”.

Sobre este tema, el presidente municipal de Hecelchakán, José Fernando Sleme Lavadores, aseguró que su tesorero Raúl Espadas Sosa, no ha comprado los carros que su hija subió a Internet. “Todo se trató de un juego o broma que una menor sube a su cuenta personal en redes sociales, sin medir las consecuencias que podría acarrear para su papá”, remató.