Inicio»Local»Al menos nueve ciclones afectarían a la Península

Al menos nueve ciclones afectarían a la Península

0
Compartidos
Google+

La temporada de huracanes 2014 en el Atlántico inició oficialmente el 1 de junio y finalizará el 30 de noviembre próximo, y delimita el periodo en que se forma la mayor parte de ellos, aunque es posible que se presenten en cualquier momento.

De acuerdo con el Plan Operativo de Huracanes de la IV Región de la Organización Meteorológica Mundial, que comprende los países de América del Norte y Central y Mar Caribe, los nombres para los fenómenos que se formen en el Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe son: Arthur, Bertha, Cristóbal, Dolly, Edouard, Fay, Gonzalo, Hanna e Isaías.

Las perspectivas iniciales, publicadas el pasado 24 de marzo, prevén 11 tormentas con nombres, incluyendo cinco huracanes, dos de los cuales podrían alcanzar la categoría de huracán mayor (categoría 3 o superior en la escala Saffir- Simpson de viento).

Esta cifra es ligeramente inferior a la media a largo plazo de 12 tormentas nombradas, seis huracanes y tres huracanes mayores.

“Los primeros ensayos de los modelos dinámicos sugieren una temporada relativamente lenta”, dijo el doctor Todd Crawford, meteorólogo jefe de Weather Services International (WSI), una rama de The Weather Company.  “Tres técnicas estadísticas independientes sugieren 11 tormentas nombradas para este año”, añadió.

Se espera que la temporada de huracanes 2014 tenga un número inferior a la media de las tormentas y huracanes con nombre, coincidieron por su parte los doctores Phillip J. Klotzbach y William Gray, de la Universidad Estatal de Colorado (CSU por sus siglas en inglés).

¿Qué es el ciclón tropical?

Es un remolino gigantesco que cubre cientos de miles de kilómetros cuadrados, y tiene lugar primordialmente sobre los espacios oceánicos tropicales. Cuando las condiciones oceánicas y atmosféricas propician que se genere un ciclón tropical, la evolución y desarrollo de éste puede llegar a convertirlo en huracán. El término huracán tiene su origen en el nombre que los indios mayas y caribeños daban al dios de las tormentas.

Acciones preventivas y evolución

La evolución de un ciclón tropical puede llegar a desarrollar cuatro etapas:

Perturbación tropical.— Zona de inestabilidad atmosférica asociada a la existencia de un área de baja presión, la cual propicia la generación incipiente de vientos convergentes, cuya organización eventual provoca el desarrollo de una depresión tropical.

Depresión tropical.— Los vientos se incrementan en la superficie, producto de la existencia de una zona de baja presión. Dichos vientos alcanzan una velocidad sostenida menor o igual a 62 kilómetros por hora.

Tormenta tropical.— El incremento continuo de los vientos provoca que éstos alcancen velocidades sostenidas de entre 63 y 118 kilómetros por hora. Las nubes se distribuyen en forma de espiral. Cuando el ciclón alcanza esta intensidad se le asigna un nombre preestablecido por la Organización Meteorológica Mundial.

Huracán.— Es un ciclón tropical en el cual los vientos máximos sostenidos alcanzan o superan los 119 kilómetros por hora. El área nubosa cubre una extensión de entre 500 y 900 kilómetros de diámetro, generando lluvias intensas. El ojo del huracán alcanza normalmente un diámetro que varía entre 24 y 40 kilómetros. Sin embargo, puede llegar hasta cerca de 100 kilómetros. En esta etapa el ciclón se clasifica por medio de la escala Saffir-Simpson.

Noticia anterior

Posibilidad de ciclón en Guerrero

Siguiente noticia

Ganar a Camerún, clave para superar primera fase