Tribuna Campeche

Diario Independiente

Calakmul atrae a especuladores

Existen redes de traficantes de tierras en al menos nueve ejidos dentro de la reserva federal y estatal. La situación pone en riesgo la declaratoria de la Unesco, dice director de la reserva.

Los ancianos del ejido Conhuás, entrada a la Reserva de la Biosfera de Calakmul, advirtieron desde hace años a los más jóvenes: “Tengan cuidado, porque mañana vendrán a comprar sus tierras. Pobres de ustedes si las venden, se convertirán en simples gatos de ambiciosos”…

Como una maldición de cuento, el vaticinio de los abuelos llegó a este lugar pródigo en madera, donde además se siembra camote, yuca, maíz, frijol y tomate.

La riqueza de la zona no sólo atrajo a los evaluadores de la Unesco, quienes recién la declararon Patrimonio Mixto, ni a los aventureros del mundo, sino a los traficantes de tierra.

Las redes furtivas se han lanzado ya al menos a nueve ejidos ubicados dentro de las reservas federal y estatal, todos protegidos por el Programa El Hombre y La Biosfera establecido por la Unesco desde 1972 y suscrito por México. De acuerdo con reportes de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas compartidos a Crónica, detrás de este negocio están empresas ligadas a políticos que son o fueron militantes del Partido Acción Nacional.

Los datos apuntan a integrantes de la familia Patrón Laviada, algunos de los cuales han sido investigados en la PGR por presuntos vínculos con el crimen organizado…  Patricio Patrón Laviada, el líder, fue gobernador de Yucatán y titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de 2008 a 2011, durante el sexenio de Felipe Calderón.

“Los compradores quieren las franjas mejor ubicadas y más accesibles, las que están sobre la carretera a Calakmul. Dicen que la compra es para sacar madera y hacer carbón… Prácticamente desean adueñarse del monte y vender hasta las piedras”, cuenta Eduardo Damián, comisario de Conhúas.
El ejido Concepción, localizado dentro de la Reserva de Calakmul, fue comprado ya en su totalidad: más de 18 mil hectáreas… Además se arrendaron tierras de los ejidos de Silvituc y Rodolfo Fierros. En otros como Luna, Xbonil y Nuevo Becán las pláticas están adelantadas. Centenario, Haro, Miguel Colorado y el propio Conhúas han sido tentados…

 

NEGOCIO

La cabeza visible de las negociaciones con los ejidatarios es Jaime Clara Cruz, quien llegó a ocupar puestos claves en la estructura panista de Campeche e incluso fue candidato a diputado local y presidente municipal de Escárcega. Lo delatan las tarjetas entregadas a los campesinos y una grabación telefónica obtenida por este grupo editorial, en la cual él mismo detalla el modo de operación.

“Estamos interesados por Conhúas, bien por convenio de compra o por usufructo o arrendamiento, donde podamos hacer negocio todos…Si se ajustan en un buen precio por hectárea podría ser compra, como fue Concepción, pero si no renta con opción a compra…Nosotros vamos a detonar dos procesos, todo lo derivado a madera, pero traemos un proyecto muy fuerte de plantaciones comerciales”.

En otro fragmento, refiere: “Si recorres la selva, en una hectárea vas a encontrar 10 u 11 árboles, cuando con un programa de manejo podemos obtener mil… Yo estuve en el PAN, pero renuncié hace dos años, y por ende no me interesa vinculación con partido alguno… A lo mejor con nosotros colaboran personas que ayer estuvieron en el PRI o en el PAN, pero hoy dentro de la empresa están trabajando como prestadores de servicios… Yo tengo amigos, muy buenos vínculos con los aspirantes a gobernador, pero no mezclemos ahorita, venimos a trabajar”.

En la charla, Clara Cruz propone fraguar la designación de un nuevo comisario, afín a la venta de tierras…

Según la Conanp, en el círculo de especuladores de los Patrón Laviada también figuran otros integrantes del blanquiazul como Domingo Mortera Montiel, ex candidato al Ayuntamiento de Calakmul, y especialistas del despojo en la Península de Yucatán, como Alfonso de Jesús Pereira, alias El Mosco, cuyo historial refiere fraudes en la compra venta de predios y sobornos a comisarios para convencer a ejidatarios de vender sus tierras, en las cuales, con ayuda de autoridades municipales, se inician con urgencia obras de urbanización para encarecer el precio.

En 2012, El Mosco despojó más de 85 mil hectáreas a campesinos del ejido yucateco de Hopelchén, a quienes engañó para firmar un contrato de usufructo de 30 años por dos millones 360 mil pesos. Fue protegido por jueces.

 

RIESGO

Hoy esta red que opera en la Reserva de Calakmul y Balamku ofrece cantidades irrisorias: entre 600 y mil pesos por hectárea. En contraste, ha montado ya una nave industrial a sólo 20 kilómetros de Conhúas, tras una inversión calculada en más de 100 millones de pesos.

Los reportes oficiales refieren su intención por consumar negocios relacionados tanto con la producción de carbón y palma africana, cuyo aceite es utilizado en los giros de alimentación e industria, como en la elaboración de biodiesel.

“¿Por qué esta gente habla de masacrar el monte?, ¿dónde está la Conanp, que se encarga de cuidar los montes, dónde está la Profepa, dónde está la Semarnat y toda la regulación del Gobierno? A nosotros cuántos peros nos ponen, ¿acaso porque somos pobres?”, pregunta el comisario Damián.

Crónica identificó ya a dos empresas usadas para el enganche: Innovación Campechana y Reto Empresarial, las cuales aparecen registradas en el ramo inmobiliario.
Para José Zúñiga Morales, director de la Reserva de Calakmul, la especulación de estas tierras seductoras pone en riesgo la declaratoria de Patrimonio Mixto de la Humanidad. La designación de la Unesco está condicionada a que la Semarnat y el INAH presenten en un plazo de dos años un programa de protección y manejo de la zona:

“Está en peligro la declaratoria por el impacto negativo en el complejo de Calakmul y en las reservas estatales de Balamku y Balam Kin, protegidas por el programa de flora y fauna de la Unesco. No deberían hacerse negocios ni cambios al uso de suelo. ¿Por qué quieren reforestar y hacer plantaciones si es una zona boscosa?, ¿cómo presumen autorizaciones de Semarnat y Conafor si no cuentan con el usufructo de las tierras? Están haciendo hornos de carbón, alguien con mucho dinero está detrás de eso”… . (La Crónica).

Daniel Blancas Madrigal