Tribuna Campeche

Diario Independiente

Hay transparencia y asumo esa responsabilidad: Ortega

El dicho campechano come campechano es muy lastimoso, expresó molesto el gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés, preguntado sobre la concesión al ex secretario de Gobierno, Cruz Manuel “El Cuxo” Alfaro Isaac, no licitada, aunque transparente, “y en todo caso asumo la responsabilidad y las consecuencias”.

Este caso molesta en Campeche, cuando en cualquier museo e instalación cultural de cualquier parte del mundo son asequibles y parte de la dinámica de la operación de ese tipo de inmuebles.

Adusto, advirtió que era la última vez que habla sobre ello, y afirmó, sin especificar donde, que hicieron pública que una franquicia de orden internacional o nacional pudiese ocupar tal espacio, pero no respondieron en tiempo, aunque después muchos nos demandaban y planteaban que fueran campechanos los beneficiarios.

Se genera esta controversia. Lamento profundamente que un grupo de jóvenes campechanos, que no tienen que ver absolutamente nada con la política, que no los conozco, que jamás los he tratado, hoy estén severamente cuestionados por un medio”, dijo en referencia a TRIBUNA, que reveló la irregular asignación.

Lamentó las declaraciones de diferentes sectores, como el empresarial, e insistió en no tener ninguna relación con los jóvenes empresarios del proyecto, “quienes han hecho un esfuerzo, instalando y promoviendo servicios de calidad y hoy estén enfrentando estos cuestionamientos”.

No hubo nada a escondidas. En temas de transparencia, créanme que en todo momento hemos cumplido en todo lo que tiene que ver con asignaciones y licitaciones.

El secretario de Finanzas hace muchos años que, por ejemplo, tiene una cafetería, y ni a él se le ocurrió gestionar ese espacio, ni a nadie en el Gobierno.

Del conflicto en la CNC, dijo que en todo diferendo entre sociedad y Gobierno o entre organizaciones sociales, el Gobierno del Estado habrá de promover la comunicación y el diálogo.

Prefiero ser señalado de abusar de la tolerancia, que de ser intransigente con los tiempos. Cuando ha sido necesario, llegado al extremo, hemos utilizado la fuerza pública para poner orden, enfatizó.