Inicio»Local»Nadie vigila a brujos; sin quejas

Nadie vigila a brujos; sin quejas

0
Compartidos
Google+

Mientras la Fiscalía General del Estado (FGE) sólo reporta una denuncia en 2013 por un caso de esoterismo, la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Campeche (Copriscam) expuso que no tiene autorización para verificar el manejo de sustancias y alucinógenos en esas prácticas o ritos, salvo petición de la autoridad ministerial.

El director general de Fiscalías, Mario Humberto Ortiz Rodríguez, precisó que desde mayo del 2013, lo que hoy es la FGE no ha recibido querella alguna por ser defraudados, timados o extorsionados por presuntos “brujos” y/o “esoteristas”.

El único caso registrado data de mayo del 2013, cuando la venezolana S.E.M.Z., estuvo asegurada y a disposición del Ministerio Público del fuero común por extorsión.

La denunció B.O.G., luego de que S.E.M.Z., acudió a su consultorio, ubicado en Bosques de Campeche, para amenazarla si no pagaba los “trabajos” que le había hecho. La afectada informó a la autoridad ministerial que había entregado 59 mil pesos y lotes de joyas, y al darse cuenta del fraude no quiso pagar más.

Por ello, la venezolana la fue a buscar y amenazar con hacerle brujería. La afectada solicitó la intervención de policías estatales preventivos, quienes la aseguraron. Al día siguiente la venezolana quedó en libertad, al devolver dinero y joyas.

 

SIN AUTORIZACIÓN

Pese a que muchos campechanos recurren a la brujería o al esoterismo en busca de buena suerte en el amor, dinero, empleo y hasta salud, al grado de tomar cualquier sustancia o portar un objeto ofrecido por quienes se dedican a estas prácticas, sin averiguar ingredientes y formas de elaboración de las pócimas, que pueden intoxicar y causar la muerte, la autoridad regulatoria afirma no estar autorizada para intervenir.

El gerente de Operación Sanitaria, José Enrique Huchín Uc, señaló que los productos, bebidas o cualquier líquido dado por personas que se dedican a la brujería o el esoterismo no están reguladas dentro del catálogo de giros que maneja la Copriscam, por no tratarse de una comercialización o publicidad.

Al cuestionarle el motivo por el cual  no vigilan las sustancias dadas a las personas que asisten a estas prácticas, desde sangre de animales, huesos molidos y plantas, alucinógenos,  entre otros,  insistió que quien recurre a estos servicios es de manera voluntaria, algunos arraigados a las tradiciones. Nadie las obliga.

Ningún reglamento o ley obliga a verificar esas creencias muy particulares. No son actividades donde se  cree un producto o lleve un proceso de elaboración, justificó.

Noticia anterior

Magia y simpatía en Baile de Comparsas Infantiles

Siguiente noticia

Galardonan a “Birdman” y “The grand Budapest hotel”