Tribuna Campeche

Diario Independiente

¿Dónde llevaron las puertas del claustro?

El titular Carlos Vidal no ha informado en dónde quedaron las puertas que tienen más de 200 años de antiguedad.

Además de no apegarse al proyecto de remodelación del claustro de la Secretaría de Cultura presentado al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), lo que implicó la suspensión de la obra, el titular de la dependencia, Carlos Augusto Vidal Angles, no ha informado en dónde quedaron las puertas antiguas que sustituyó por otras nuevas de menor calidad.

Y es que las estructuras por donde se ingresaba al Auditorio “Hernán Loría Pérez” tienen más de 200 años de antigüedad. Por eso llama la atención que el funcionario no haya informado qué hizo con ellas. ¿A dónde las trasladó, si las mandó a reparar y cuál será su destino final.

En las redes sociales comparan la modificación del acceso al “Hernán Loría” con quitar a algún claustro o iglesia de la Ciudad de México las gigantes, antiguas y originales puertas para reemplazarlas por unas modernas, que los despojarían de su imagen original.

Este caso de opacidad se agrega a los malos manejos que han caracterizado a la Secretaría de Cultura, como la “aviaduría” y asilo concedido a la cubana María Elena Mendiola Orozco, a quien Vidal Angles autorizó pagar tres meses de salarios después de su despido en febrero pasado como directora de la Orquesta Sinfónica de Campeche (Oscam).

Asimismo, extraoficialmente se puso que la familia del pintor calkiniense asesinado, Enrique Herrera Marín, ganó una demanda que interpuso en contra de Vidal Angles por negarse a devolver las pinturas que serían exhibidas en la Casa de la Cultura, lo que no ocurrió.