Inicio»Local»Son terrenos nacionales

Son terrenos nacionales

0
Compartidos
Google+

ESCARCEGA.— Aunque la orden de desalojo estaba dirigida al predio conocido como Rancho Quemado, el macrooperativo policiaco encabezado por personal de la Casa de Justicia de esta ciudad incursionó en terrenos del ejido San Isidro II, y afectó a más de 50 familias, a quienes les destruyeron casas, escuelas y templos, pese a que el área es considerada como de terrenos nacionales por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Los desalojados quedaron albergadas en el ejido Santa Rita, en casas de amigos y en la Comisaría Ejidal, en espera de solución, sin descartar que en los próximos días regresen al predio a pesar de los riesgos. Las autoridades les han dado un plazo para recuperar sus pertenencias.

La zona es considerada de alto riesgo por los vecinos, por la presencia de extraños fuertemente armados. San Isidro II colinda con Rancho Quemado, donde no dejan entrar a nadie. Hay fuerte vigilancia y regular maquinaria, que aseguran se utiliza en la producción de arroz.

Inocencio Martínez Avalos, oriundo de Veracruz, quien llegó desde hace tres años, expuso que destruyeron todo. No dieron tiempo de nada. Hay gente que vivía ahí desde hace 17 años, la mayoría de Tabasco, Veracruz y Campeche.

Lo que sabemos, dijo, es que este predio es terreno nacional. La Sedatu lo ha confirmado mediante documentos y planos, por lo que no invadimos ninguna propiedad. El desalojo estaba dirigido a Rancho Quemado, y lo curioso es que no tiene mucho tiempo que apareció el dueño. Es un “picudo” de Sinaloa.

Nos han dicho que el predio lo vendió el gobernador Ortega Bernés, y ocurre a unas semanas de que concluya su administración. Hace 15 días al lugar llegaron personas armadas, nos amenazaron y exigieron que desocupemos. No sabemos aún quiénes son, pero se veían muy peligrosos, afirmó.

A Rancho Quemado no podemos entrar. Lo que sabemos es que siembra arroz, y nadie habla de eso. Vivimos en la incertidumbre y temerosos de que pase algo más. La orden de desalojo era en esa propiedad, por lo que desconocemos porque actuaron en contra nuestra, cuando vivimos en el predio conocido como El Sacrificio II. El único problema es que colindamos con ellos, señaló.

El único apoyo que tenemos es de la Colación de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc), porque el Gobierno se olvidó de nosotros. Nadie nos hace caso, aunque continuaremos con los trámites de regularización ante la Sedatu, que sabe que el predio es terreno nacional, no tiene dueño y resulta extraño que ahora aparezca uno.

Por lo pronto seguiremos viviendo en Santa Rita y otros en las márgenes del río. Vamos a ver que ocurrirá, porque esperamos indicaciones, dijo Martínez Avalos, sin revelar de quién. Hasta donde se sabe, el líder es Humberto León Ascencio, de quien se desconoce su paradero.

Los desalojados señalaron que podrían regresar al predio en los próximos días, pese a los riesgos,. porque no aceptarán que los echen por capricho de unos o intereses del mismo Gobierno. Hay muchas dudas e interrogantes de porqué favorecen a los dueños de Rancho Quemado.

Pidieron que las autoridades acudan al lugar para que constaten los daños ocasionados durante el operativo. La Sedatu debe aclarar que no invadimos Rancho Quemado. Nosotros siempre hemos ocupado el área considerada como de terreno nacional.

Antonio Cab Medina, juez mixto civil Familiar y Mercantil del Tercer Distrito Judicial no ha si

Noticia anterior

Constitución con edición bilingüe

Siguiente noticia

Evalúan a docentes de nuevo ingreso