Tribuna Campeche

Diario Independiente

Obligaron al cura polaco a firmar un desmentido

El mensaje original que envió a redes sociales el sacerdote polaco Tomász Chlebowski ya fue eliminado, pero no deja lugar a dudas: fue obligado a renunciar

Mientras que feligreses católicos acusaron al obispo José Francisco González González de haber obligado al sacerdote polaco Tomasz Jan Chlebowski a retractarse de sus aseveraciones, y difundir una carta donde acepta su “renuncia voluntaria”, el vocero oficial del Obispado, presbítero Ricardo Hernández Tinoco, dio por buena esa misiva y aclaró que “ningún sacerdote está de manera permanente en una comunidad”.

En su supuesta carta, difundida en las redes sociales, el cura polaco se desdice de lo que subió a su cuenta de Facebook, en el sentido de que fue obligado a dejar la parroquia de San José. Aclara que no es de la orden de los hermanos salvatorianos, y que su regreso a Italia no se debe a conflictos con el obispo.

“Como sacerdote, añade, uno no busca su propia voluntad, sino que quiere realizar la voluntad de su Padre, que viene también a través de los obispos”. En otro párrafo subraya que el obispo le ofreció tomar una parroquia, pero que no aceptó porque su tiempo como misionero llegó a su fin.

El presbítero Gerardo Casillas González, miembro de Comunicación Social de la Diócesis, indicó que en el caso del padre Tomasz, él mismo hizo su carta, ya se encuentra en su Facebook y aclara que venía en una experiencia de misionero que ya acabó.

—¿No se presta a sospechas de algún conflicto interno que pudiera haber? –se le preguntó.

—Pues no sé qué sospechas de parte de quien —respondió. Está claro, no sé quién tendrá sospechas.

—Sospechas de las personas inconformes.

—Personas inconformes hay en todos lados. Pero podrán argumentar en dónde basan sus sospechas, en este caso es claro que terminó su misión y que se retira por su propia voluntad.

—¿Por qué los padres salvatorianos no pueden dar los sacramentos en la parroquia?

—Se está en la espera de nombrar un nuevo párroco.

—¿Podría ser uno de ellos?

—Estamos en la espera de un nuevo párroco, repitió.

—¿Seguirán los salvatorianos en la Iglesia?

—Estamos en la espera de un nuevo párroco.

Eduviges de la Cruz Breck, líder de la colonia Héroe de Nacozari y creyente que acudía a las misas en San José Obrero, acusó que “el obispo chantajea, condiciona y cuando siente que alguien es un obstáculo para él, lo corre. Ese es el comportamiento que siempre ha demostrado”.

“Los sacerdotes polacos han ayudado a la comunidad de San José Obrero, sobre todo de la capilla Inmaculado Corazón de Jesús. Regalaban a las personas de bajos recursos ropa, medicamentos, juguetes y ayudaban a la gente. Dieron respeto, cariño, fe y humildad”, sostuvo.

De la Cruz Breck insistió que a la llegada de González González se sintió un clima de inestabilidad. “El papa Francisco necesita tomar cartas en el asunto. La Iglesia es necesaria ante un mundo complejo en el que vivimos, porque juega un papel de conciliador, unión y fe y él se ha apartado de esos principios”.