Tribuna Campeche

Diario Independiente

Piden consulta sobre bodas gay

Fieles al obispo entregan propuesta al Congreso

Católicos que participaron en la marcha del silencio y permanecieron unas horas frente a TRIBUNA, encabezados por el obispo José Francisco González González, por denunciar a curas  pederastas, entregaron al Congreso del Estado una “iniciativa ciudadana” para exigir que los diputados consulten antes de aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, porque “atenta contra la moral y la estructura familiar”.

Aseguraron que tienen el respaldo de cinco mil firmas, y en violación al octavo mandamiento que plantea no dar falso testimonio ni mentir, los solitarios feligreses juraron que la propuesta es ajena a todo credo religioso y filiación política, aunque son los mismos que protestaron el 8 de noviembre de 2015 a las puertas de este rotativo y agredieron a periodistas.

“No venimos de ninguna asociación religiosa, ni católica, ni cristiana. Aquí no tiene nada que ver la religión”, balbuceó Nicté Ha Aguilera Silva.

No es rebelión ni contra el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, ni contra los legisladores locales, aclararon, y una vez más exhibieron su lealtad al obispo, al acusar que “medios de comunicación amarillistas” que se han empeñado en hacer creer que son feligreses, para causar confusión y enfrentamientos.

La iniciativa del Ejecutivo discrimina a los matrimonios naturales, por lo que exigimos respeto a la estructura familiar y la sana moral, que se debe inculcar, y preservar el bien de los hijos en la unión matrimonial. También demandan no excluir la apertura a la vida en la complementariedad sexual del matrimonio y no ver al hijo como una mercancía.

Sin presentar la validación del Instituto Nacional Electoral (INE), aseguraron que su iniciativa ciudadana tiene el respaldo de cinco mil siete firmas, entre ellas de abogados, médicos, maestros e incluso políticos, con las que pretenden obligar a los legisladores a consultar a los ciudadanos sobre el tema del matrimonio homoparentales.

De aprobarse la modificación al Código Civil, consideraron que dejará de ser importante la moral y la estructura familiar, pues se elimina la figura del matrimonio. Los incondicionales de González sostuvieron que “todos tenemos derecho a vivir sanamente”, y sugirieron que las uniones homosexuales son enfermizas.

Ya exhibidos, llamaron a participar en la marcha de hoy a la que ha convocado en sigilo el obispo, y advirtieron que de ser aprobada la ley en mención, recurrirán a otras instancias legales.