Inicio»Local»Reimpulsa Moreno la economía del Estado

Reimpulsa Moreno la economía del Estado

0
Compartidos
Google+

Por más de un milenio, Campeche fue reducto territorial donde se desarrollaron el pueblo y la cultura maya, y hacia 550 a. de C., experimentó movimientos migratorios que obligaron a sus pobladores a buscar nuevas tierras, y construyeron Becán, Edzná, Dzibilinocac, Alimoche, Xilacango, Tlixchel, Calakmul.

De acuerdo al reportaje de Juan Carlos Sánchez Magallán publicado en Excélsior, con la conquista llegaron por Champotón los primeros evangelizadores: Fray Diego de Landa, Melchor de Benavente, Juan de la Puerta y Diego de Béjar, concentrando su esfuerzo en Calkiní y Mérida.

Los ataques de los piratas obligaron a los españoles a construir una fortificación en la capital campechana para defenderse. Fue en 1862 cuando el Estado se escindió de Yucatán.

La economía de Campeche se impulsó por la exportación del palo de tinte del Siglo XVI hasta el XIX. Esta madera fue extraída por los ingleses por Puerto de El Carmen para el uso generalizado de la industria textil europea, dando paso a que una decena de empresas norteamericanas desarrollaran las exportaciones de maderas finas como cedro, caoba, chicozapote, granadillo, el tzalam y el palo de tinte.

Al mismo tiempo, ya la compañía S. Pearson and son LTD iniciaba la explotación y búsqueda del petróleo.

 

EL CAMARÓN Y EL PETRÓLEO

Para 1948 se establecieron flotas extranjeras en Ciudad del Carmen, convirtiéndose en una industria poderosa para la comercialización del camarón.

En 1970, la pesca se efectuaba con 800 embarcaciones, con capacidades que oscilaban entre tres y 50 toneladas, existiendo cuatro astilleros donde fabricaban sus propias embarcaciones.

En 1976 comenzó la expansión petrolera, así, las dos industrias, la pesca y el petróleo, tuvieron mucho auge hasta que el destino las enfrentó: el derrame del “Ixtoc”, que colisionó a la naturaleza.

En 1982 se derrumbaron los precios del petróleo arrastrando al sector pesquero hasta su casi desaparición a principios de este siglo. Actualmente, solo operan 108 barcos de altura.

La restricción de grandes áreas de pesca por Pemex, los altos precios de insumos y la instrumentación de las vedas, han afectado esta actividad económica.

En 1979 surgió Cantarell, el yacimiento más grande de petróleo en México, así nuestro país registró un crecimiento inusitado en la producción de barriles, llegando a tres millones 454 mil unidades en 2004.

Ahora Cantarell tiene un proceso de declinación, y Pemex despidió a 30 mil empleados.

Por ello, la economía de Campeche es reimpulsada por el actual gobernador, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, joven político de 42 años, pero experimentado, pues ha sido dos veces diputado federal, regidor del municipio de Campeche y senador.

La pesca, el turismo, la industria manufacturera, la construcción, las agroindustrias y la educación, con sus universidades como la de Ciudad del Carmen y su rector José A. Ruz, impulsan a los nuevos profesionistas que el Estado requiere.

La inversión para nuevos desarrollos y las grandes tecnologías para equipar a los campechanos, son algunas de las prioridades del gobernador Alito, como le dicen sus paisanos.

 

ZONA ECONÓMICA ESPECIAL

Felipe Vera Martínez, periodista y funcionario de la Universidad de El Carmen, me envió una nota respecto de reportajes en los noticieros de Joaquín López-Dóriga y Carlos Loret de Mola, negando que El Carmen sea una “ciudad fantasma”.

“Esta tierra está en movimiento, existe actividad comercial de 200 compañías nacionales y transnacionales”, afirmó.

El presidente Peña Nieto, para ayudar, creó las Zonas Económicas Especiales, siendo una la de Campeche y Tabasco; de esta manera atraerán inversiones que se traduzcan en empleos de alta calidad, mediante beneficios fiscales y laborales, con régimen aduanero especial, un marco regulatorio ágil, con infraestructura de primer nivel y programas de apoyo a capital humano, financiamiento e innovación.

Con todo esto, a Campeche, con una población estimada de 822 mil 441 habitantes, regresará el esplendor económico y será parte de una región altamente productiva. ¿O no?, estimado lector.

Noticia anterior

Rechaza Tenabo transgénicos

Siguiente noticia

Portada