Inicio»Local»Más problemas sociales con los matrimonios igualitarios

Más problemas sociales con los matrimonios igualitarios

0
Compartidos
Google+

Los matrimonios igualitarios pondrían en peligro la integridad y bienestar de los niños porque esto deriva en el incremento de los problemas sociales como deserción escolar, consumo de sustancias psicotrópicas y violencia física, además de que esas uniones no deben ser llamadas “matrimonios”, sino solo regularizarlos jurídicamente.

Lo anterior fue expuesto por Roxana Muga González, integrante del Centro de Investigación Social Avanzado de Perú, y Fernando Pliego Carrasco, investigador del Instituto de Investigación Social de la UNAM, durante el Foro sobre Ideología de Género y Uniones entre Personas del mismo Sexo, efectuado ayer en el Salón Estelar, organizado por el Frente Nacional por la Familia.

Unas 80 personas pertenecientes a diversos grupos católicos, sacerdotes y el obispo José Francisco González González, asistieron al evento donde se señalaron diversos puntos en contra de los matrimonios homosexuales. También se recordaron todos los procedimientos que se han llevado para que la ya aprobada ley sea suspendida o eliminada del Estado.

En su intervención, Muga González explicó que sus exposiciones no son para apoyar o no una iniciativa, sino dar los argumentos jurídicos lógicos del ámbito de los derechos humanos por el cual no debe llamarse matrimonio a las uniones, sino simplemente reconocer jurídicamente todo tipo de unión, pero protegiendo el bienestar de los niños.

“La ley no dice que se le deba llamar matrimonio, simplemente asienta que hay que regularlos jurídicamente, sentencia que siempre y cuando se regule jurídicamente y el Estado respalde la protección de este tipo de uniones distintas a las de los heterosexuales, estará cumpliendo con el marco normativo internacional”, sostuvo.

A su vez, Pliego Carrasco dijo que una investigación en los cambios de las estructuras de las familias en 13 países, entre ellos Canadá, Estados Unidos, México, Perú, Chile, Gran Bretaña, España, Holanda, Noruega, Japón y Australia, analizan que cuando los niños no viven con sus padres biológicos se incrementan los problemas sociales.

Noticia anterior

Invierte Gobierno Estatal en seis calles

Siguiente noticia

Becoming Ashes, en la final del Road to Hell and Heaven