Inicio»Local»Boda gay en reclusorio fue a puertas cerradas

Boda gay en reclusorio fue a puertas cerradas

0
Compartidos
Google+

Fredy Román Álvarez Caña y el reo Nicolás “N”, se convirtieron ayer en la primera pareja igualitaria en contraer matrimonio civil en Campeche, y los terceros a nivel nacional que lo hacen dentro de un Centro de Reinserción Social (Cereso), después de Jalisco y la Ciudad de México.

Hubo “pachanga” en el interior del penal a la que asistieron la mamá y las hermanas de Fredy, de 39 años de edad, quien es estilista y coreógrafo, y hace algún tiempo fue uno de los más de mil 200 reos del Cereso de San Francisco Kobén, donde conoció a quien hoy es su esposo.

No hubo acceso a medios de comunicación, y pese a que se tramitaron los permisos desde hace varios días, se impidió incluso estar cerca de la rampa que conduce al reclusorio, donde Nicolás sigue encerrado acusado de robo.

Fredy relató que hace 15 años no pasó por su cabeza que tendría el mismo derecho que las parejas heterosexuales para contraer matrimonio por lo civil, pero gracias al gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas que presentó la iniciativa de matrimonios igualitarios, “Campeche dio un paso gigantesco al respeto de los derechos humanos”.

No sólo son los primeros campechanos en casarse, sino también las primeras personas que lo hacen sin estar amparadas, como pasó con Faride Zulema Cabrera Can y María José Estrada Muñoz. Fredy lució guayabera diseñada exclusivamente para él, por dos amigos modistos.

Comentó que su perspectiva de vida cambió al confirmar que hay amor donde sea, a pesar de la adversidad, los prejuicios sociales o del lugar donde estén. “Estuve ahí tres años por un delito del ámbito federal que prefiero no recordar, pues lo único importante son los dos años y medio de conocer a Nicolás, quien —precisó— saldrá libre en 2018”.

A Nico, como prefiere llamarlo, lo conoció en los patios del penal, y aunque estaban en zonas distintas —pues él es interno por robo— se comenzaron a llevar.  “Nos echábamos las miradas y así empezó todo”.

De los planes a futuro, indicó que cuando Nicolás salga “hay que conseguir trabajo. Sé que la situación en Campeche es diferente. Considero que es cuestión de actitud para salir adelante. Hacer las cosas bien es decisión de cada quien”.

Tras la ceremonia civil, la pareja ofreció un sencillo convivio  al que asistieron los amigos y amigas que ambos hicieron dentro del reclusorio.

Noticia anterior

Roban en puesto de Parque Campeche

Siguiente noticia

Claman ribereños por aumentar inspecciones