Inicio»Local»Ribereños no pudieron salir a pescar por bajamar

Ribereños no pudieron salir a pescar por bajamar

0
Compartidos
Google+

Al menos 200 pescadores ribereños del muelle 7 de Agosto resultaron afectados por el fenómeno de bajamar, que les impidió salir a pescar, y cuando pudieron hacerlo, sus volúmenes de captura descendieron de 300 a 200 kilos por embarcación, lamentó Javier Antonio Ordóñez, quien desde los ocho años de edad se dedica a esta actividad.

Entrevistado mientras reparaba el motor de su lancha, el hombre de mar de 45 años, acompañado por otros pescadores como “El Cóndor”, quien no se dejó tomar la foto, explicó que la “vaciante” les impidió salir a algunos, por lo que prevén que este lunes mejoren las condiciones para poder hacerse a la mar.

Aunque las corrientes internas que genera la vaciante atrae a un mayor número de peces, les ocasiona pérdidas, pues deben esperar a que regrese el agua a la costa para poder salir a pescar, y cuando logran hacerlo, hay que extremar precauciones porque las redes se enredan con las corrientes de agua, lo que evita que capturen grandes volúmenes.

La bajamar se hace más pronunciada en el muelle, porque el embutido que hicieron durante el sexenio anterior fue mal planeado y con un pésimo trabajo de ingeniería, lo que mantiene la zona en un lodazal, con una pestilencia que no solo les impide realizar su actividad al 100 por ciento, sino que genera contaminación a causa de las descargas de aguas residuales, comentó.

“Fue un trabajo mal planeado y de mala calidad, que no se compara con los puertos de Telchac, Progreso y Dzilam de Bravo, en Yucatán, donde los rellenos están bien hechos con piedra y como debe ser”.

Pero aquí, lamentó, al pueblo le construyeron un muelle de mala calidad, mientras que a los ricos uno bien hecho, y no se compara en nada con el 7 de Agosto, dijo en referencia al del complejo del Country Club.

 

SIN INCIDENTES

Mientras tanto, el fenómeno de la pleamar estuvo previsto por un periodo de cuatro días a partir de las cuatro de la tarde, y registró mayor presencia en algunos puntos de la ciudad al rebosar el agua en la zona costera, aunque no causó incidente alguno, reconoció la Secretaría de Protección Civil (Seproci).

Mario Alberto Elizalde Jiménez, encargado de la Dirección de Emergencias de la dependencia, explicó que se mantuvieron pendientes de la situación,  realizando recorridos en los puntos considerados de riesgo, como las avenidas Miguel Alemán y la Lavalle Urbina, que se vieron más afectadas por el fenómeno.

La pleamar que culminó este sábado, comenzó a inicios de la semana pasada y no hubo necesidad de cerrar las calles, ya que el agua no rebasó los 10 centímetros.

Sin embargo, la Seproci emitió un aviso para recomendar a la ciudadanía campechana evitar transitar por las arterias y calles aledañas que se vieron afectadas.

Noticia anterior

Rescatan a camaronero herido

Siguiente noticia

Ivonne Ortega busca la Presidencia