Tribuna Campeche

Diario Independiente

Higiene evita contagio

Conjuntivitis no es incapacitante, pero el enfermo no debe acudir a sitios concurridos, aconseja SSA

Aunque la conjuntivitis no es una enfermedad incapacitante, el enfermo no debe acudir a eventos multitudinarios o en sitios con gran asistencia de personas, externó el titular de la Secretaría de Salud (SSA) del Estado, Álvaro Emilio Arceo Ortiz, al exhortar a la ciudadanía a mantener hábitos higiénicos, pues es  prioritario para evitar el contagio.

Llamó a la población en general a extremar las medidas de prevención empezando desde el hogar y cuando se presenten los primeros síntomas de la enfermedad como irritación, ojos rojos, lagrimeo, hinchazón de los párpados y exudado de mucosidad es fundamental acudir a las unidades médicas o centros de salud.

Reiteró que aunque la conjuntivitis no es una enfermedad incapacitante, el enfermo no debe acudir a eventos multitudinarios o a sitios con gran asistencia de personas como escuelas, guarderías, balnearios, albercas e iglesias.

Hay que evitar contacto físico con los pacientes, cuando esto no sea posible, se tienen que lavar perfectamente las manos después del contacto y evitar tocarse los ojos con la mano o con objetos potencialmente contaminantes.

Precisó que los pacientes no deben compartir ningún medicamento o implemento que se les haya prescrito para el tratamiento, ya que puede ser una vía de transmisión.

El enfermo debe evitar tocarse los ojos con las manos o cualquier objeto y lavarse  frecuentemente con agua y jabón, en la medida de lo posible aislar al paciente y evitar su contacto con niños o personas mayores de 65 años.

Sugirió tirar a la basura sus productos contaminados de cosméticos para los ojos, cambiar la funda de la almohada de manera frecuente, lavar con agua y jabón juguetes o utensilios potencialmente contaminados.

Finalmente, llamó a platicar con la familia de la necesidad de aplicar las medidas de prevención y protección contra la conjuntivitis desde el hogar, como el mantener los utensilios de preparación de alimentos y objetos de uso personal del paciente –juguetes, cosméticos, cubiertos, toallas, anteojos, pañuelos– aislados de los del resto de la familia.