Inicio»Local»Trato igual al de armadores

Trato igual al de armadores

0
Compartidos
Google+

Trato similar al que se le proporciona a los armadores, demandó el concesionario del transporte urbano Eraclio Soberanis Sosa, de la empresa Murallas de Campeche, toda vez que el incremento a las gasolinas y la negativa del Gobierno del Estado a ajustar tarifas tiene a este sector al borde del colapso, lo que se traduciría en desempleo y disminución de la calidad en la prestación del servicio.

Tras el anuncio del gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas de que no habrá aumento a las tarifas del transporte urbano, el empresario camionero pidió al Gobierno del Estado iniciar las gestiones para que al menos, a través de Petróleos Mexicanos o la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), reciban apoyos.

Y agregó: “Ellos (los armadores) reciben diésel a precio subsidiado, y pues queremos lo mismo para paliar los fuertes gastos que en los últimos tres años hemos padecido. Estamos al borde del colapso, operamos no con pérdidas, sino con margen mínimo de ganancias, que quedarán pulverizadas si continúa la tendencia a la alza en el precio de refacciones y gasolinas”.

Hay autobuses que ya son chatarra, por lo cual urge cambiarlos, pero ahorita no es fácil por el costo de cada unidad, que oscila por encima de los 1.5 millones de pesos, y si difícilmente reuniríamos para el enganche. Lo será más conseguir 50 mil pesos para pagar letras mensuales. Por eso necesitamos subsidio, no que nos ahorquen como ocurre ahora.

Es súper urgente reemplazar esos camiones, que mientras más tiempo estén en funcionamiento representarán un riesgo para la seguridad de usuarios y operadores, aunque a cada rato los estemos reparando y compremos refacciones. Yo tengo dos unidades en esas condiciones, reveló.

Mis márgenes de ganancia —continuó Soberanis Sosa—, se redujeron en un 90 por ciento, pues ante el incremento a las gasolinas pagamos al día por unidad entre mil 500 y mil 600 pesos, en comparación de lo que se pagaba el año anterior.

Antes, una llanta costaba de tres mil a tres mil 500 pesos, pero hoy esa misma pieza cuesta más de siete mil, la más barata. Nuestro margen de ganancia está en un 10 por ciento. Por eso estamos al borde del colapso. Van a empezar las pérdidas y con ello el riesgo de que muchas familias resulten afectadas, y lo más grave es que el servicio demeritará en calidad, recalcó.

Mediante convenio con Pemex o Hacienda, sostuvo, que le pongan al sector transportista tarifa preferencial en diésel, como ocurre con los armadores pesqueros y el sector agropecuario. Sería la salida a este conflicto, apuntó.

Nuestro gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas está bien relacionado, bien ubicado en la esfera del poder, y ha demostrado que sabe y puede hacer las cosas y que trabaja duro para mejorar a Campeche. Por eso le pedimos que sea él quien busque ese trato preferencial que pedimos.

Se manifestó de acuerdo con el gobernador en no aumentar en estos momentos la tarifa del pasaje, porque resultarían afectadas las personas de más bajo nivel económico, los que ganan salario mínimo, los estudiantes y los desempleados que salen en busca de trabajo. La situación económica es difícil, y el alza a las gasolinas afecta la economía de todo mundo.

Noticia anterior

Percance deja costosos daños

Siguiente noticia

Portada