Inicio»Local»Emigran albañiles por falta de empleo: CTM

Emigran albañiles por falta de empleo: CTM

0
Compartidos
Google+

Por la mínima construcción de obras en los municipios, los albañiles emigran a la ciudad de Campeche, y otros optan por irse a Yucatán o Quintana Roo, y es una realidad inocultable, aunque de los más de 700 aglutinados en el Sindicato de Alarifes afines a la Confederación de Trabajadores de México, el 80 por ciento tiene trabajo.

Su dirigente Davino León Kantún manifestó estar en desacuerdo con las cifras de un presunto 50 por ciento de desempleo entre los albañiles que dio a conocer su contraparte, el líder del Sindicato de la Industria de la Construcción de la Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC),  Marco Antornio Sánchez Abnal, “porque hay en ejecución muchas obras de los tres órdenes de gobierno y un poco de la iniciativa privada”.

Aceptó que la situación en los municipios de la entidad es complicada. No hay obra, los albañiles tienen que emigrar hacia las ciudades de Campeche, Mérida o Cancún, en su afán por conseguir trabajo.

Ello se debe a que los ayuntamientos no tienen recursos para invertir en grandes obras y emplear a los albañiles, que cuando bien les va son contratados para hacer banquetas y guarniciones.

En Campeche afortunadamente hay obra grande. El Gobierno Federal a través de la SCT tiene obras en ejecución, el Gobierno del Estado lo mismo y el Ayuntamiento repara parques y los moderniza. Así que empleo sí hay, no en un  100 por ciento, pero es falso que el 50 por ciento esté desempleado.

Tenemos mano de obra en el ‘segundo piso’ de la avenida Gobernadores, en el parque Moch Cohuó, en la carretera costera, en las oficinas del Infonavit, construcciones de escuelas, casas particulares, Oxxos y farmacias, por lo que trabajo sí hay, insistió.

Afortunadamente —agregó—, la mayoría de esas empresas está contratando la mano de obra local, y sólo un mínimo porcentaje es traído de otras entidades, porque es mano de obra calificada, entre ellos fierreros y carpinteros.

Coincidió empero en que se debe actualizar el tabulador salarial, pues debido al incremento en los precios de la canasta básica, las percepciones de los albañiles ya no alcanzan para el adecuado sostén de las familias.

 

La Santa Cruz entre los tacos y la jarana

Con misas, tacos y refrescos y entre polvo, cemento, arena, varillas, palas y martillos, los albañiles festejaron ayer su tradicional día, y en la mayoría de las obras se suspendieron labores al mediodía, luego de colocar la significativa cruz construida con retazos de madera de los andamios, adornada con flores y cintas multicolores, pues ayer también se festejó a la Santa Cruz.

No hubo obra pequeña, mediana, grande o mega en la que no colocaran la cruz y se realizara una celebración, a la que son invitados familiares y amigos de los albañiles. La fiesta corre a cargo del padrino, el propietario de la edificación, o en su defecto los ingenieros o residentes de la obra, con abundante comida tradicional, refrescos y en la mayoría de ellas también cerveza y licor.

Ayer los albañiles acudieron a su labor con la ilusión de festejar su día, que en muchas ocasiones pasa inadvertida, pero que es significativa para la industria de la construcción. Prodigaron cánticos religiosos, oraron por sus familias, por su trabajo y después a festejar. No faltaron los tacos de lechón y chicharrón, los pollos asados, la morcilla y la cerveza.

En la obra del “segundo piso”, desde lo más alto se distingue la Santa Cruz, que estuvo presente en la misa que ahí se ofició. Los trabajadores de la empresa Calzada Construcciones, S.A. de C.V., más de 120, fueron agasajados con tacos de lechón y refrescos. “Nada de alcohol, porque es peligroso, y sabemos que son de largo alcance”, dijo un residente de obra.

En el terreno donde el Infonavit construye sus modernas oficinas, los albañiles fueron agasajados con tacos de lechón  y algunas cervezas. Estuvieron presentes el delegado Ramón Santini Cobos y el exgobernador Abelardo Carillo Zavala. También hubo agasajo en la remodelación del parque de Moch Cohuó y en la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC).

En el barrio de San Román conmemoraron con un rosario el Día de la Santa Cruz. Desde hace varios años los vecinos de la calle Aldama realizan una procesión por la calle Montecristo, donde se encuentra una cruz y bailan jarana y la cabeza de cochino por toda esa calle.

También es tradición que repartan tamales y atole, además que adornan las esquinas con palmas, flores de papel y mantas con cruces. En el trayecto visitaron las casas de las mujeres que participaban en esta tradición y que ya fallecieron, como doña Concepción Mendoza, quien vivió 100 años y encabezaba las celebraciones dedicadas a la Santa Cruz.

Noticia anterior

Van tres estudiantes campechanos a OMI

Siguiente noticia

Promete Ana López gestionar demandas