Tribuna Campeche

Diario Independiente

Debe el clero abstenerse de criticar libros de texto

Da click para más información

Representantes de la comunidad LGBTTTI exhortan a la Iglesia Católica a mantenerse al margen de los cambios en los libros de texto gratuitos que abordarán temas relacionados con la diversidad sexual e incluso la masturbación, ya que el objetivo de la educación sexual es descartar ciertos tabúes y contribuir a una sociedad informada y de respeto hacia los demás.

La coordinadora estatal de la Red Mexicana de Mujeres Trans en el Estado de Campeche, Esmeralda Monserrat Alonzo Aguilar, lamentó que el clero siempre quiera imponer sus ideas por encima de las políticas y las leyes del Estado, cuando debe permanecer ajeno, esto en relación al pronunciamiento de la Diócesis.

En sus tiempos o tipo de religión tiene la libre opinión de inculcar a su gente, es decir, emitir sus sentimientos, pero debe mantenerse al margen en todo lo referente al Estado, pero vemos que no es respetuosa de la libertad de expresión, ni menos de los derechos humanos.

Olvidan algo, se basan en el matrimonio como un sustento de la sociedad, dejando a un lado a las madres solteras que educan con éxito a sus hijos desde pequeños, a los padres que sacan adelante a sus hijos frente a situaciones adversas, incluso hay huérfanos que han sobresalido propiamente.

“La desinformación, la manera de querer ocultar este tema ha generado que durante mucho tiempo existan embarazos no deseados, familias desintegradas y hoy en día siguen en aumento los divorcios en el plano heterosexual, por ende, debería respetar al resto de la sociedad”, señaló.

Aplaudió los cambios en los libros del nivel secundaria, el empoderamiento que se requiere es la información. Los jóvenes tienen derecho a decidir en cuanto a su sexualidad, se ha comprobado que las personas con información retrasan el tiempo en que deciden tener su primera relación sexual y además se cuidan de mejor forma para evitar un embarazo o Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Saben que lo anterior podría repercutir en sus vidas, truncar sus carreras o el nivel que estén cursando, finamente los valores se inculcan desde casa y esa tarea dependerá siempre de los padres.

El vicepresidente de “Mi voz, mi libertad”, Rodrigo Nick Castillo, también vocero de la coalición mexicana LGBTTTI, a su vez coincidió que uno de los principios de la educación es la laicidad, por ende incluir tales temas responden a los derechos humanos, específicamente los sexuales y reproductivos, además, al carácter objetivo y científico de la educación.

Samara Alejandra Tucuch Herrera, activista en pro de los derechos humanos de las personas trans, opinó que es un gran avance que los libros contengan temas como la diversidad sexual e incluso la masturbación.

Aquí no se trata de convertir a nadie, los ajustes están enfocados a informar sobre la diversidad que existe en las personas y que desde pequeñas y pequeños vayan conociendo qué sucede con su cuerpo y sexualidad.

En ningún momento se pretende desviar, mediante la educación sexual, la identidad de género. Se busca descartar ciertos tabúes, además de contribuir a disminuir el bullying, acoso o cualquier tipo de violencia en las escuelas en contra de los niños que tengan una preferencia distinta. “Los textos no están enfocados en cambiar la orientación sexual de nadie, están dirigidos a respetar una diversidad de género”, puntualizó.