Inicio»Local»Decomisos por acción forestal “Frontera Sur”

Decomisos por acción forestal “Frontera Sur”

0
Compartidos
Google+

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró 61.101 metros cúbicos de madera, 2.4 toneladas de carbón, dos tractocamiones, cinco motosierras y dos hachas y clausuró actividades en cuatro predios forestales y dos Centros de Almacenamiento y Transformación de Materias Primas Forestales (CAT), durante el Operativo Forestal denominado “Frontera Sur”.

Del 11 al 27 de julio se ejecutó este operativo con apoyo de la Policía Federal y elementos de Seguridad Pública de los estados de Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo, con los que se inspeccionaron diversos CAT y predios con aprovechamiento forestal o con cambio de uso de suelo en terrenos forestales y recorridos de vigilancia.

Fueron 16 acciones de inspección y vigilancia: seis inspecciones a predios con aprovechamiento forestal y con cambio de uso de suelo en terrenos forestales sin autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), imponiéndose por seguridad la clausura de actividades en cuatro. Visitaron nueve CAT y clausuraron actividades en dos y se emprendió recorrido de vigilancia por zonas forestales.

Por tales acciones hubo los aseguramientos citados, debido a irregularidades que van desde no presentar al momento de la visita la documentación forestal y de aprovechamiento, el libro de registro de entradas y salidas, carecer de aviso de funcionamiento y no acreditar la legal procedencia de los productos.

La materia prima forestal corresponde a 28.452 metros cúbicos  de madera aserrada de cedro rojo (Cedrela odorata), protegida en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, 29.000 metros cúbicos de madera aserrada de granadillo (Platymiscium yucatanum) y 2.514 y 1.135 metros cúbicos de madera en rollo y aserrada de chicozapote (Manilkara zapota), respectivamente.

Todas estas especies, indicó la dependencia, son consideradas como maderas preciosas y de ornato que se desarrollan en selvas altas y medianas mexicanas, cuyo papel en los ecosistemas es importante, al alojar la mayor biodiversidad biológica, por lo que su extracción rompe el frágil equilibrio ecológico e impacta fuerte al suelo, la flora y la fauna silvestre.

Las clausuras tienen fundamento en el artículo 170, fracciones l y II, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA). Además, los inspeccionados podrán ser acreedores a multa de 100 a 20 mil Unidades de Medida y Actualización, señala el artículo 157, fracción II, de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), se indicó.

Noticia anterior

Se niega Secretaría de Salud a pagar sentencia

Siguiente noticia

Jorge y Adela unen sus vidas