Inicio»Local»Mal inicio de temporada de pescados y mariscos

Mal inicio de temporada de pescados y mariscos

0
Compartidos
Google+

En tanto locatarios de la zona húmeda del mercado “Pedro Sáinz de Baranda” se quejaron de la poca respuesta de los campechanos para comprar pescados y mariscos en el primer día de Cuaresma, pescadores de la zona del 7 de Agosto y Camino Real revelaron que se enfrentan a la baja producción y los altos costos de la gasolina ribereña.

En el mercado principal se corroboró la poca afluencia de consumidores, que se quejaron de que los expendedores se aprovechan de la tradición para incrementar los precios de los pescados y mariscos. El filete de corvina se vendió hasta en 150 pesos, la tonga de chacchi en 50 y 60, y el camarón para empanizar alcanzó los 200.

En las zonas de venta no se observó la presencia del personal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), como ocurría en otras temporadas, por lo que también los comerciantes aprovecharon para no exhibir precios de listas.

José Felipe Yam Chan, del mercado principal, destacó que hay poca venta. El producto no se ha movido. Ya no es como antes en las épocas de Cuaresma, que la gente respetaba no comer carne. Ahora se come lo que se puede. Por el momento no hay incrementos de precios, porque es poca la demanda.

En el mercado de pescadores y mariscos del 7 de Agosto también se vio poco movimiento, aunque hubo mayor afluencia a pesar de que los precios son muy similares.

En la zona del Camino Real, el pescador José Francisco Chab López señaló que con la llegada de la Cuaresma también se enfrentan a la falta de captura. Ya somos muchos pescadores y afectan además la depredación, los nortes y la falta de vigilancia. Son principalmente estos factores los que influyen para que ya no sea como en años pasados, que había mucho para vender.

Por el momento el pescado más accesible es el chacchi, que se puede conseguir hasta en 25 pesos por kilo. En el mercado se consigue en 50 pesos la tonga, que son cinco o seis piezas. También tienen demanda el pargo mulato, la rubia y la cojinúa, y lo malo es que con la captura ilegal la producción se ha ido a la baja en los últimos cinco años.

Noticia anterior

Reciben católicos la cruz de ceniza

Siguiente noticia

Portada Carmen