Inicio»Local»Que INAH intervenga para habilitar casas destruidas

Que INAH intervenga para habilitar casas destruidas

0
Compartidos
Google+

Que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no tire en saco roto el llamado del Congreso del Estado para tomar cartas en el asunto de las viviendas abandonadas en comunidades, ciudades y barrios tradicionales del Estado, ya que representan un riesgo.

Aseguró el diputado local, Óscar Eduardo Uc Dzul, quien añadió que al estar abandonadas y a punto de desplomarse, pone en riesgo a transeúntes y vecinos.

Indicó que la LXIII Legislatura exhortó al INAH y a las autoridades de protección civil la preservación de nuestro patrimonio cultural tangible, riqueza considerable en peligro, en especial las casas antiguas, ya que muchas no están habitadas y numerosas de ellas están a punto de desplomarse.

No ha sido suficiente lo realizado por las autoridades locales en el intento de rehabilitar o renovar parte de las casas, para que vuelvan a tener su vitalidad funcional y su importancia dentro de la ciudad. Es una situación complicada.

Se tiene un promedio de 25 casas en estado de abandono y riesgo, las cuales están dentro de un padrón del INAH, Ayuntamiento de Campeche y Protección Civil. La mayoría se encuentra en los barrios tradicionales y Centro Histórico.

Del catálogo de casas antiguas consideradas patrimonio cultural en Ciudad del Carmen, alrededor de 40 viviendas presentan daños estructurales graves que requieren de remoción. En Champotón las casas antiguas del primer cuadro de la ciudad, construidas entre 1920 y 1945, representan un peligro latente porque se encuentran deterioradas, por lo que en cualquier momento podrían venirse abajo.

En Calkiní, decenas de casas se encuentran en abandono en el Centro Histórico, la belleza de sus fachadas se están perdiendo con el paso del tiempo; las casonas de las exhaciendas de Santa Cruz y de Tankuché, se perderán ante el desplome de estos edificios.

En Bécal, en ruinas va quedando el edificio que se ubica en la esquina de la calle 30 por 33, y que en el siglo pasado fue utilizado como escuela primaria, luego como cooperativa de sombreros y finalmente en Casa de la Cultura, ahora se encuentra en completo abandono.

El INAH como responsable de estas casas antiguas y construcciones, debe vincularse con los propietarios que deben rehabilitar sus predios en cuestión, evitar la maleza y los colapsos de marquesinas o columnas.

Noticia anterior

Apoyan a estudiantes de Tlaxcala

Siguiente noticia

Promocionan riquezas del Estado en Mérida, Yucatán