Inicio»Local»Negativo impacto en las familias vulnerables

Negativo impacto en las familias vulnerables

0
Compartidos
Google+

Con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, la falta de insumos ya impactó negativamente a un centenar de comedores en varios puntos del país, como Durango, Sonora, Tamaulipas y el Estado de México, entre los primeros.

En el caso de Campeche, aunque la delegada de programas federales, Katia Meave Ferniza, no lo ha confirmado, trascendió que ya son 15 los comedores que cerraron sus puertas.

Si el Gobierno del Estado o los ayuntamientos no intervienen, en septiembre habrá desaparecido la red de comedores, entre ellos los primeros nueve que surgieron en 2013 con la cruzada contra el hambre: siete en Candelaria y dos en Carmen.

Habitantes de comunidades como El Desengaño, La Esmeralda, Benito Juárez I, El Naranjo, Miguel de la Madrid, Miguel Hidalgo, San Juan, Plan de Ayala y Chekubul, lamentan la decisión de pulverizar el programa, que también llegó a familias pobres de Virgencita de la Candelaria, Ricardo Payró y Zoh Laguna, en Calakmul.

De acuerdo con estudios que avalaban la funcionalidad de los comedores, como la Evaluación de Consistencia y Resultados 2017-2018, el 92.3 por ciento de los comensales consideraron que los comedores “les permitían mejorar su alimentación”, pero esto no fue tomado en cuenta por la administración de López Obrador, que los consideró innecesarios y los desapareció.

El gobierno morenista tampoco sopesó que la renta y rehabilitación de las instalaciones de los comedores corría a cargo de los ayuntamientos.

A la fecha no se sabe si continúan abiertos los de División del Norte, La Libertad, Matamoros o Centenario, en Escárcega; uno en Los  Laureles, Campeche; los de Vicente Guerrero y Dzibalchén, en Hopelchén, y los otros 14 que atendían a familias vulnerables de Sabancuy, San Antonio Cárdenas, Atasta y Mamantel, en Carmen.

Noticia anterior

El kilo de limón costará 35 pesos

Siguiente noticia

Agilicen denuncias contra el exalcalde