Inicio»Local»Peligran las pensiones por quiebra del Issste

Peligran las pensiones por quiebra del Issste

1
Compartidos
Google+

“Que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado esté en quiebra, era bola cantada, lo veníamos advirtiendo desde hace mucho, pues millones de pesos fueron desviados en anteriores administraciones, y ahora no sólo preocupa que empeorarán las carencias en insumos y medicamentos, sino que peligran las pensiones”, alertó la presidenta de la Asociación de Jubilados y Pensionados “Elpidio Domínguez”, Hermelinda Domínguez Velázquez.

Diversas asociaciones —recordó—, advirtieron que tanto el Issste como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) eran la caja chica de los gobiernos federales en turno, sobre todo en periodos de elecciones, al grado de que dejaron en quiebra al sistema de salud pública.

El caso más cercano, ejemplificó, fue el de Miguel Ángel Yunes Linares, exgobernador de Veracruz, bajo cuya administración el robo al Issste superó los 63 mil millones de pesos.

“Hubo denuncias de trabajadores, jubilados y pensionados, pero nunca se hizo nada. La impunidad de los gobiernos anteriores fue una característica. Y también con el pretexto de la normatividad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que con sus tesis contradictorias afectaron las prestaciones”.

Con la Ley para Determinar el Valor de la Unidad de Medida y Actualización (2017) fueron congeladas las pensiones para financiar corruptelas. En ese año las diferencias no eran tan grandes, pero impactaron negativamente; en 2018 empezó a ser más notoria, pero llegó al grado de ser más preocupante este año.

 

DESPOJO

“El jubilado con tope de pensión diaria equivalente a 10 días de salario mínimo —102.68 pesos— multiplicado por 30, debería cobrar 30 mil 804 pesos mensuales, pero por la Ley de la UMA el cálculo es por sólo 84.49 pesos, lo que multiplicado por 30 arroja 25 mil 347, es decir, se le despojan cinco mil 457”.

Es momento —consideró Domínguez Velázquez— de que el sector salud y el Gobierno Federal interpongan demandas de responsabilidad a quien tengan que fincárselas, porque de no recuperar lo robado las consecuencias serán lamentables, pues el ingreso general de la población apenas alcanza para sobrevivir.

Además, en las unidades del Issste siguen los problemas de pésima  atención médica y carencia de personal, especialistas, medicamentos, insumos e infraestructura, y ahora se suma la declaración de bancarrota, por lo cual tememos problemas con el pago de las pensiones.

“Los jubilados y pensionados somos el sector más desprotegido, muchos somos adultos mayores con enfermedades crónico-degenerativas. Esperamos que el Gobierno de la cuarta transformación y los directores generales cancelen los contratos amañados, y que la Auditaría de la Federación aplique todo el peso de la Ley a los responsables de la quiebra del sector salud”, finalizó.

Noticia anterior

Ciudad sin semáforos y el alcalde escondido

Siguiente noticia

En vacaciones, más de 65 mil en Playa Bonita