Inicio»Local»Desciende en Kankí el dios Kinich Ahau

Desciende en Kankí el dios Kinich Ahau

0
Compartidos
Google+

A diferencia del 2018, cuando por órdenes del entonces director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Antonio Benavides Castillo, cerraron las puertas de la zona arqueológica de Kankí, este año se pudo apreciar el descenso del dios Kinich Ahau (ojo de sol), en el mascarón del mismo nombre, lo que para los mayas antiguos marcó el inicio de la temporada de lluvias.

El arqueólogo campechano y descubridor del evento de luz y sombra, acompañó a los representantes de los medios de comunicación, como TRIBUNA, que realizaron la cobertura del denominado fenómeno arqueoastronómico de Kinich Ahau.

Destacó que el templo de Kinich Ahau, llamado así por el arqueólogo campechano Florentino García Cruz en el 2000, se trata de una subestructura que fue mencionada por Harry Pollock en 1980, como el edificio Oeste, del grupo principal; estructura dos, denominada así por George Andrews en 1988, o estructura uno, también conocida como el Palacio, por Renee Lorelei Zapata, en 1991.

El templo de Kinich Ahau es un edificio de arquitectura Puuc, temprano, fechado entre los años que van del 650 al 700 después de Cristo, es de planta alargada, su eje norte-sur tiene una desviación de 11 grados noreste. Su fachada principal está mirando al este y lleva una moldura ligeramente biselada.

Detalló que el fenómeno consiste en que cada uno, dos y tres de mayo, así como el siete, ocho y nueve de agosto, ocurre una alineación entre la estructura uno, el templo de Kinich Ahau y el sol, lo que produce en la crestería una epifanía en la cara del mascarón, donde resaltan los rasgos del dios de grandes ojos y mandíbulas desdentadas que definen su carácter de anciano.

Para mañana se espera la realización del festival de Kankí, fenómeno arqueoastronómico, por lo que se espera la llegada de cientos de personas, incluso, se contempla realizar camping y un festival musical, que incluye la presencia de una Dj de Estados Unidos.

La Fundación Maya-Kankí, que dirige Ariel Damas, es la organizadora del evento, por lo que se contempla la salida de varios vehículos desde esta ciudad para dirigirse a la zona arqueológica y al poblado de Kankí.

Noticia anterior

Muere ahogado otro manatí

Siguiente noticia

En incertidumbre la educación: Medina