Inicio»Local»Viviendas antiguas, un peligro ciudadano

Viviendas antiguas, un peligro ciudadano

0
Compartidos
Google+

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es insensible ante el peligro de las personas que habitan casas antiguas, porque para realizar un proyecto de restauración de alguna vivienda del Centro Histórico, un ciudadano podría erogar hasta más de 40 mil pesos sólo en iniciar la tramitología.

Señaló lo anterior, Rafael Pou Vera, consejero del Colegio de Arquitectos de Carmen, al insistir que es una situación que se  agudiza debido a la ausencia del INAH, instancia que regula este tipo de procedimientos para poder rescatar lo que se pueda.

En una gran parte de la principal manzana y el área más antigua de la ciudad hay construcciones que rebasan los 100 años de antigüedad, mismas que se ubican en el Centro Histórico y que está en condiciones precarias, lo peor es que muchas casas están habitadas, por lo que peligran la vida de sus habitantes, expuso.

El también presidente del Colegio de Evaluadores de Carmen, espetó que a esas familias no se les ha dado la facilidad para la recuperación y rescate de ese patrimonio histórico como en otros estados del país, para poder ejecutarlo de acuerdo a los lineamientos del INAH.

Si lo importante es preservar el carácter arquitectónico-histórico de esas viviendas, muchas que no tienen nada de rescatable, la persona que vive en una condición precaria, porque realmente no tiene los recursos para poder elaborar un proyecto adecuado a eso, sobre todo respetar lo existente, al no haber un responsable del INAH aquí en Carmen que pueda orientar y brindar asesoramiento a los ciudadanos, señaló.

Pou Vera, en su calidad de exdirector de Desarrollo Urbano Municipal, cuestionó sobre la falta de programas de financiamiento que les permita a los habitantes de las vetustas casonas rehabilitarlas. El INAH sólo se preocupa por la gama de colores, añadió.

Reprochó que en San Francisco de Campeche sí haya un tipo de fondo para las viviendas del INAH, para el rescate del Centro Histórico, pero –reiteró– solamente para dar atención a las fachadas.

Sin embargo, para una restauración total que evite el riesgo para las familias, significan varios miles de pesos por vivienda, que costaría alrededor de 30 a 40 mil pesos en trámites.

Incluso con el proyecto arquitectónico y si ya incluyera la revisión de la vivienda, se incrementaría y pudiera andar hasta en los 80 ó 100 mil pesos, sin contar materiales de construcción, pues la gran mayoría se tiene que edificar por completo.

Indicó que el tipo de material con que fueron edificadas estas casas está obsoleto, ya que era piedra de la región, en su mayoría formada por conchuela.

Noticia anterior

Ingleses, interesados en instalar firmas

Siguiente noticia

Primer aguacero deja sólo encharcamientos