Tribuna Campeche

Diario Independiente

Retienen vecinos a personal de la CFE

Da click para más información

Cansados de los constantes apagones, fallas en el suministro eléctrico, daños a los aparatos electrodomésticos y permanecer más de 12 horas sin el servicio, vecinos de la Unidad Habitacional Ciudad Concordia retuvieron por más de cinco horas a tres empleados y una camioneta de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para exigir el cambio o instalación de un nuevo transformador que les solucione las deficiencias.

Poco después del mediodía, cuando los trabajadores de la exparaestatal se presentaron en la calle Héctor Pérez Martínez para levantar la cuchilla, los vecinos salieron a reclamarles por su incapacidad y falta de respuesta para atender el reporte, ya que desde la medianoche del jueves los dejaron sin servicio.

Esta situación ha sido constante desde hace dos meses. Denunciaron que a la semana dos o tres días se quedan sin energía, lo que provoca graves afectaciones a sus actividades. Los estudiantes no pueden realizar sus tareas, sufren el calor, sus aparatos electrodomésticos registran daños y no pueden conservar sus alimentos en refrigeración.

Hace dos semanas enviaron oficios a la CFE para que atienda el problema, y no obtuvieron respuesta. Por ello no permitieron a los trabajadores retirarse. La exigencia de los vecinos era que cambiaran un transformador con mayor capacidad o que instalaran otro adicional para soportar la carga en ese sector.

Los de la CFE justificaron que no tienen material ni transformador disponible.  Recibieron la orden de que dejaran abandonada la camioneta y se retiraran, y no se los permitieron.

Esto obligó a que el jefe de cuadrilla sindical, Francisco Dzimá Dorantes, se apersonara al sitio para tratar de mediar en la liberación de sus subordinados, con el argumento de que las fallas en el suministro eléctrico se presentan en varios puntos de la ciudad, y ofreció que apenas tengan el equipo se resolverá el problema.

Los vecinos no le creyeron y mantuvieron su postura. Ya estámos fastidiados de que sólo nos vean la cara, le increparon. Fue entonces que no le quedó otro remedio que ir en busca de otro transformador. Los quejosos permanecieron en el sitio para vigilar que los de la CFE no dejen el trabajo a medias y se retiren sin haber puesto en funcionamiento el equipo.