Inicio»Local»Rechazan impuesto al agua para uso agrícola

Rechazan impuesto al agua para uso agrícola

1
Compartidos
Google+

El nuevo Impuesto a los Derechos de Uso de Agua, aprobado por la Cámara de Diputados, representa un duro golpe para los pequeños productores, provocará el encarecimiento de los alimentos por el incremento en los costos de producción,  y agudizará la crisis alimentaria, afirmó el coordinador estatal del Congreso Agrario Permanente (CAP), Reyes Ramírez Padilla.

En tanto, el presidente de la Federación Agronómica de Campeche, Juan Manuel Magaña Benítez, opinó que de ser aprobada en el Senado de la República la Ley Federal de Derechos que implicaría cobros extraordinarios a los consumidores de agua para uso agropecuario, en el Estado se verían afectados principalmente los agricultores de los municipios de Campeche, Calkiní y Hopelchén.

Ramírez Padilla expresó su confianza de que esta iniciativa sea rechazada en el Senado de la República, ya que tal gravamen podría implicar un costo adicional a los productores de hasta tres mil pesos por hectárea, toda vez que en los distritos de riego aportan una cuota para infraestructura hidroagrícola propiedad de la nación.

Esto afecta directamente a la Ley Federal de Derechos para Productores del Campo. “Quieren gravar con un impuesto algo que es de suma importancia para los productores, con lo que indudablemente provocarán el incremento directo a los costos de cualquier cultivo, llámese frutales, hortaliza o de granos básicos”, alertó.

“Es un duro golpe para el sector agropecuario, no sólo al agrícola, porque el agua es utilizada también por los ganaderos. Vamos muy mal, indicó. Primero recortan recursos al campo, y ahora les meten impuestos. Los pequeños productores son los más afectados, porque generalmente son para autoconsumo y el resto lo comercializan”, lamentó.

Lo que esperamos es la reconsideración de la pretensión de los diputados con gravar el agua, que esperamos frenen los senadores, tras analizar la gravedad de las afectaciones a los pequeños productores, ya de por sí lastimados por la política federal, que les ha reducido apoyos.

Magaña Benítez explicó que la tarifa actual de pago por derecho de agua oscila entre mil 500 y dos mil 10 pesos por hectárea, en un promedio de uso de tres meses, mientras la propuesta de ley contempla pagos entre tres mil y cinco mil pesos, variando los precios dependiendo de acuerdo con la zona de distribución y del tipo de cultivo.

“Es muy delicado el tema, porque de aprobarse afectaría los bolsillos de los agricultores, que hacen el esfuerzo de tener un sistema de riego, sobre todo en estos tiempos, cuando las lluvias son escasas”.

Por ello exhortó a los senadores a reconsiderar la iniciativa y hacer ajustes o bien dar marcha atrás, ya que recordó que el campo en México se ha visto severamente dañado por los recortes presupuestales aplicados por el Gobierno Federal y la falta de programas de apoyo.

Noticia anterior

Termina paro en el Puente Zacatal

Siguiente noticia

Atropellan a motociclista