Tribuna Campeche

Diario Independiente

Que no hay despidos ni reducción de sueldos en Icatcam, dice Berzunza

Da click para más información

El director del Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Campeche (Icatcam), José Domingo Berzunza Espínola, aseveró que no hay, ni habrá, reducción de sueldos ni despidos injustificados, y que el nuevo catálogo de cursos obedece a un mandato institucional para evitar la saturación de la oferta educativa, a fin de darle atención a sectores prioritarios que les representen mayores niveles de ingreso.

En conferencia prensa, negó que tenga “aviadores”, como denunciaron algunos instructores, y justificó que el esquema es que si no existe un grupo, no se autoriza el curso, por lo que los exhortó a presentar la denuncia correspondiente.

“En ese sentido, sería complicado que hubiera este tipo de prácticas, tenemos abiertos los canales de denuncia, y si han manifestado que existen ‘aviadores’, pues lo conducente sería poder establecer o presentar una queja para que nos ayuden a erradicar esta situación”.

Berzunza Espínola precisó que el ingreso económico de cada instructor es de acuerdo al número de horas y grupos a los que les imparten los cursos, y que los inconformes no son trabajadores con base laboral, sino eventuales.

Aseguró que la diversificación del catálogo de cursos, al que se oponen los manifestantes, fue aprobada por la Junta de Gobierno en cumplimiento a las observaciones de la Dirección General de Centros de Formación para el Trabajo.

“Dentro de las acciones que se han estado implementando está la homologación de criterios de asignación de horas en múltiplos de seis, esto quiere decir que cada facilitador por cada seis horas que tenga, tiene que darle clases a un grupo de 15 personas”.

El tope son 30 horas a la semana, con cinco grupos y 75 personas, por lo que el ingreso de los instructores está en función del cupo y cursos que imparten.

De igual forma, están en la implementación de un programa de reconversión con el que pretenden incorporar a la misma plantilla de facilitadores en otros cursos que tengan mayor pertinencia, y más demanda en el mercado.

“Por citar un ejemplo, quien brinda un curso de artesanías, que también pueda dar de cocina o de corte y confección; mientras más diversificado pueda estar el facilitador, pues tiene mejores oportunidades de tener varios grupos”.