Inicio»Local»De última hora van miles de compras

De última hora van miles de compras

0
Compartidos
Google+

Congestionamientos viales en las principales avenidas, saturación de cientos de personas en los supermercados y tiendas departamentales, empujones y hasta pisotones en los estrechos pasillos del  mercado principal y el apresuramiento generalizado caracterizaron ayer las compras de última horas en la capital de la entidad.

Desde temprano los estacionamientos de las plazas comerciales y los supermercados se encontraban a reventar, las calles del Centro Histórico rebosaban de cientos de personas y la circulación de los vehículos transcurrió ralentizado, con extrema lentitud. Las agencias de cerveza y tiendas de vinos y licores también registraron gran afluencia a unas horas  del tradicional festejo de la Nochebuena y Navidad.

En el mercado “Pedro Sáinz de Baranda” cientos de amas de casa acudieron a comprar ingredientes, verduras, algunos regalos y dulces, e incluso un tecladista buscó amenizar la presión de las personas por terminar sus compras y hasta puso a bailar a una que otra.

Las comerciantas de pavo vivo, ubicadas a un costado del mercado, con tristeza reflejaron bajas ventas, pese a que mantuvieron los precios de entre 700 y 750 pesos por ave. Dijeron que la ciudadanía prefiere los que se venden en los supermercados, por resultar más baratos, o por no querer matarlos para su consumo.

Silvia Poot Poot explicó que la situación cambió en comparación con hace seis años, pues las personas de la ciudad prefieren comprar el producto congelado en los supermercados, porque les sale más barato, aunque el sabor no tiene comparación al natural.

Los que si estaban entusiasmados eran los comerciantes de piñatas instalados en la alameda “Francisco de Paula Toro”, que reflejaron ventas regulares y confían que este año aumente la demanda.

Los artesanos María Del Socorro Chi y Sebastián Rosado Padilla señalaron que aunque tuvieron bajas expectativas, este año las ventas fueron regulares, lo que indica que la tradición de romper la piñata el día 24 aún persiste, y no sólo en las tradicionales posadas.

Por el Centro Histórico la afluencia de gente después de las cinco de la tarde se incrementó en las tiendas departamentales y de ropa, así como en los supermercados, donde se adquirieron refrescos, panes, botanas y alcohol de todo tipo.

Noticia anterior

Alzas de hasta 16% en artículos básicos

Siguiente noticia

Conapesca deja en el abandono a pescadores