Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pérdidas por rapiña rebasan los 90 mdp

Da clic para más información

A 90 millones de pesos aproximadamente ascienden las pérdidas por la rapiña a 45 de 84 tráileres que volcaron este año en carreteras federales y estatales de Campeche, cifra que duplicó la del año pasado —42 millones de pesos— por 21 saqueos a camiones de carga por parte de los llamados “zopilotes del asfalto”.

El municipio de Escárcega registró el mayor número de rapiñas a remolques de tractocamiones con 19, seguido por Tenabo con ocho y Campeche con cuatro. En estas zonas los habitantes han consolidado la costumbre de organizarse en vehículos, para apropiarse de la mercancía de las cajas de tráilers accidentados, incluso a la vista de autoridades policiacas.

En este año el director de Protección Civil de Escárcega, Héctor Alberto García Tejocote, fue detenido por estar involucrado, junto con otras personas, en el apoderamiento de mercancías de camiones, mediante el robo con violencia en carreteras del municipio de Calakmul.

Autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) investigaron sólo un caso de rapiña tras la denuncia recibida de manera anónima en el poblado de San Francisco Kobén, donde catearon un predio, en el cual escondieron más de 300 cartones de cervezas que sacaron de un contenedor de tractocamión que se volteo en la carretera Campeche Mérida.

Los otros robos de mercancía de camiones de carga volcados sucedieron en los municipios de Hecelchakán, con tres casos; Calkiní, Champotón, Palizada, Candelaria y Carmen, cada uno con dos reportes, y en Hopelchén con uno.

Jorge de Jesús Argáez Uribe, secretario de Seguridad Pública del Estado, manifestó que el fenómeno de la rapiña en carreteras es un problema que va en aumento, y preocupa, porque en algunos casos hasta agentes federales, municipales y estatales se han vuelto cómplices en lugar de asegurar el área de tráilers con remolques volcados, para prevenir los robos y que salgan más personas lesionadas.

Este año decenas de personas, sobre todo en Escárcega, se dedicaron al robo de mercancía de cajas a camiones, desde alimentos para personas y animales, especialmente de ganado, materiales de construcción, bebidas embriagantes, borregos, pollos y hasta latas para llenar refrescos. Incluso se llevan hasta llantas, rines y otras piezas de los tráilers accidentados.

Quienes participan en las rapiñas argumentan que no cometen ningún delito, pues señalan que los camiones de carga están asegurados y las pólizas cubren los productos que se pierden. Sin embargo en algunos casos no es así, por lo que las pérdidas son absorbidas por las empresas comercializadoras y transportadoras.

En muchas ocasiones los rapiñeros hacen caso omiso de las autoridades que los exhortan a no incurrir en el delito de robo. Ante el crecimiento de la problemática, creo que se deben analizar medidas para cuando menos reducir la incidencia, señaló el funcionario