Tribuna Campeche

Diario Independiente

Aumenta la hipertensión en población joven, alerta IMSS

Da click para más información

“La hipertensión es un padecimiento crónico que en los últimos años ha venido aumentando entre la población joven, de no controlarse, pudiera provocar un infarto agudo al miocardio, insuficiencia cardiaca o renal”, alertó el titular de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Campeche, Francisco Rodríguez Ruiz, al exhortar a adoptar saludables estilos de vida.

Al comenzar un nuevo año, como parte de los propósitos sugirió a la derechohabiencia preocuparse por su salud y acudir a los Módulos PrevenIMSS de las Unidades de Medicina Familiar, para que el equipo multidisciplinario, ya sea personal médico, de enfermería, nutriología y trabajo social, informe sobre su estado de salud general, y emita las recomendaciones necesarias.

El especialista resaltó que no hay que esperar a sentirse mal para acudir con el médico a realizarse chequeos, análisis y estudios de manera periódica, pues es fundamental adoptar una cultura de autocuidado, ya que la prevención es la mejor forma de evitar enfermedades crónicas que pudieran llevar a la muerte.

Y explicó que la hipertensión arterial es un padecimiento crónico, considerado una enfermedad silenciosa, la cual en los últimos años aumentó entre la población joven, y de no controlarse, pudiera provocar un infarto agudo al miocardio, insuficiencia cardiaca o renal, engrosamiento del corazón, pérdida de la visión, o hasta de memoria.

A veces las personas llegan a presentar síntomas como visión borrosa, dolor de pecho o lumbar, dolor de cabeza intenso, zumbido en los oídos, tobillos hinchados, vértigo, hemorragia nasal, mareos, entre otros.

Los factores que aumentan el riesgo de contraer la enfermedad son obesidad, sobrepeso, sedentarismo, así como el consumo de alimentos en conserva, sal, alta concentración de grasas saturadas, embutidos, comida chatarra, diabetes, además de aspectos emocionales y psicológicos.

De paso, llamó a adoptar estilos de vida sanos como una adecuada alimentación, realizar ejercicio, revisar periódicamente niveles de colesterol y azúcar, y no consumir alcohol ni tabaco, porque es una enfermedad que no se cura, pero que sí es posible controlar.