Inicio»Local»Se aprovechó de nuestra ignorancia: ejidatarios

Se aprovechó de nuestra ignorancia: ejidatarios

1
Compartidos
Google+

José Cardozo Rivero, asesor de la delegada de Programas para el Desarrollo del Gobierno Federal, Katia Meave Ferniza, comparecerá en dos semanas ante la Procuraduría Agraria, y de negarse a llegar a un acuerdo se le iniciará juicio ante el Tribunal Agrario, por el presunto despojo de dos mil 700 hectáreas, revelaron ejidatarios de Revolución e Xbacab.

En la comparecencia en la Procuraduría Agraria, explicaron, fueron presentados argumentos y pruebas de cómo operó para concretar el despojo de las dos mil 700 hectáreas. Cardozo Rivero en el 2011 se aprovechó de la ignorancia de los campesinos para ofrecer seis mil pesos por hectárea por la compra de esas tierras, cuando su precio oscila en por lo menos 18 mil.

Para alcanzar su objetivo utilizó prestanombres, e incluso hizo firmar a cada ejidatario recibos por siete mil pesos la hectárea, pero sólo les entregó seis mil, con el pretexto de que los mil de diferencia serían para gastos de trámites y otros, a fin de concretar la operación de compraventa.

Desiderio Cu Chablé, ejidatario de Revolución, indicó que su lucha es para que Cardozo Rivero, quien operó la compra-venta, pague lo justo. “Tampoco queremos ser muy agresivos, pero también que no nos vean la cara de pericos. Se aprovecharon de nuestra inocencia, porque no sabíamos nada acerca de cómo responder a sus pretensiones”, señaló.

Rigoberto Dzib Caamal, de Xbacab, señaló que Cardozo Rivero abusó de su posición para operar con los ejidatarios, a los que engatusó, pues ofreció una cantidad mucho menor al valor que realmente tienen las tierras, y armó una artimaña con prestanombres y dinero de dudosa procedencia para pagar en efectivo.

Por eso, en la “comparecencia advertimos que si no acepta un acuerdo favorable para nosotros se llegará hasta las últimas consecuencias, para que sea invalidado el contrato por el que se hizo de esta extensión de tierra, aprovechándose de la buena fe de los ejidatarios”.

“Somos gente pobre que desconocemos cuánto cuesta en realidad una hectárea de tierra. Nos ofreció una cantidad, que nos aseguró era justa, y como no sabíamos de su valor, pues aceptamos. Pero ahora sabemos que era para otra persona y para Cardozo”, apuntó.

Noticia anterior

Frenó carencias arribo de los Reyes

Siguiente noticia

Recuerda muñequito al Salvador nacido