Tribuna Campeche

Diario Independiente

Realizan operativo sólo en dos bares

Da click para más información

Para verificar el cumplimiento cabal de la Ley para la Venta Ordenada y Consumo Responsable de Bebidas Alcohólicas, la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Campeche (Copriscam) realizó operativos sorpresa solamente en dos establecimientos en la capital.

Al respecto, uno de los propietarios, Alejandro Mengual, calificó la revisión como una “cacería de brujas”.

Pasadas las 12:00 horas del sábado, cerca de 50 elementos, entre inspectores de Copriscam y del Instituto Nacional de Migración (INM), Secretaría de Marina (Semar), Policía Estatal Preventiva (PEP), y Fiscalía General del Estado (FGE), llevaron a cabo las revisiones.

En los bares “La Comadrita” y “La Sandunga”, ubicados en las avenidas María Lavalle Urbina y Román Piña Chan, respectivamente, acompañados de dos elementos caninos se procedió a la colocación de cintillos amarillos para evitar el acceso, aunque en el interior permanecieron los clientes.

De acuerdo a los empleados de los bares, les argumentaron que las verificaciones eran considerando la Guía de Buenas Prácticas para la Prevención de la Venta de Bebidas Alcohólicas a Menores de Edad, y demás.

No obstante, se desconoce el resultado del operativo, y el cumplimiento del giro, pues la Copriscam, mediante la Secretaría de Salud (SSA), impidió el intercambio de información.

En el trascurso del operativo, Alejandro Mengual, quien se identificó como propietario del bar—karaoke “La Comadrita”, manifestó en las redes sociales su descuerdo, y describió las acciones como una “cacería de brujas”.

Indicó que por su gerente tuvo conocimiento de las revisiones sorpresas, por lo que acudió a su negocio, pero no pudo acceder por instrucciones de los inspectores.

En este sentido, pidió la intervención del gobernador Carlos Miguel Aysa González para evitar las revisiones y sanciones arbitrarias, pues en su caso ya son varias veces que lo intimidan, sin encontrar nada fuera de la ley, a comparación de otros expendedores de bebidas alcohólicas dedicados al giro del entretenimiento.

Todo indica que se trata de un asunto personal, pues apenas hace una semana sucedió lo mismo con aproximadamente 50 elementos de diferentes instituciones, añadió.