Inicio»Local»No hay fármacos contra Covid-19

No hay fármacos contra Covid-19

0
Compartidos
Google+

Además de que en Campeche es insuficiente la infraestructura hospitalaria para afrontar la pandemia por el coronavirus Covid-19, no hay abasto de los fármacos que son aplicados en países como Francia, China o Rusia, para reducir las afectaciones provocadas por la enfermedad.

Un sondeo realizado por TRIBUNA, confirmó que en las farmacias de San Francisco de Campeche están agotados los medicamentos Aralen y Plaquenil que, de acuerdo con páginas web no oficiales y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podrían contribuir a combatir el coronavirus, aunque no se tiene por ahora ningún sustento científico que lo justifique o desapruebe.

El  Aralen cuesta entre 339 a 423 pesos y el Plaquenil —caja con 20 tabletas— entre 600 y 840 pesos, pero están agotados en farmacias de la ciudad.

En redes sociales circula información de que ambos medicamentos fueron probados con éxito por científicos de Francia, para tratar el coronavirus, aunque de igual forma circula la alerta de no consumirlos, porque podrían producir reacciones adversas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no los recomienda como tratamiento para la enfermedad que está afectando al mundo, porque no hay suficiente evidencia de que sea eficaz.

La hidroxicloroquina es un principio activo antimalárico o antipalúdico vendido con los nombres comerciales de Plaquenil, Axemal, Dolquine, Ilinol y Quensyl, y que también se utiliza para reducir inflamación en el tratamiento de la artritis reumatoide y el lupus.

En el caso del Aralen, se trata de cloroquina y es un fármaco del grupo de las 4-aminoquinolinas utilizado en el tratamiento o prevención de la malaria, y de determinadas enfermedades autoinmunitarias como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico.

Los medicamentos Aralen y Plaquenil, que contiene la sustancia activa cloroquina e hidroxicloroquina, están agotados, y no hay fecha de los proveedores para surtirlos, aseguró el representante de  Farmacias Canto, Francisco Vera, y comentó que, además, no hay sustento científico que determine si realmente sirven para el tratamiento del coronavirus.

De acuerdo con sus proveedores, estos medicamentos se agotaron desde principios de marzo, por lo que aparecen en su catálogo con existencia cero, y no sabe en qué fecha podrían ser surtidos. “Lo más probable es que no nos vayan a llegar, además de que son un poco costosos”, aseguró.

Son rumores los que señalan que sirven para el tratamiento del coronavirus. “Han venido clientes a preguntar por dichos medicamentos, y nos dicen que ayuda para que no les dé tan fuerte la enfermedad, pero se encuentran agotados con los proveedores”, recalcó Vera.

De igual forma, el gel antibacterial, el alcohol y los cubrebocas están agotados, y no hay fecha para que los proveedores vuelvan a surtir. Esos artículos han sido altamente demandados por la población por la pandemia del coronavirus, señaló.

TRIBUNA también preguntó en varias farmacias y tampoco se pudo encontrar el medicamento Interferón Alfa 2B, que supuestamente frenó el avance de la pandemia en China,  pues de acuerdo con empleados de mostrador, es de uso hospitalario.

Posibles reacciones adversas

Los campechanos no deben consumir Aralen, Plaquenil e Interferón Alfa 2B, ya que podrían tener reacciones adversas y no está comprobado que sirvan como tratamiento contra el Covid-19, recomendó Francisco Javier Rodríguez Ruiz, jefe de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Ante la información que circula en redes sociales de que han sido aplicados  en pacientes de China e Italia con resultados satisfactorios, comentó que se tienen que realizar muchas pruebas confiables, y las aplicadas no están validadas.

Existe sólo un estudio que no es válido, pues incluyó nada más a 10 pacientes en los cuales se probó una mezcla con un medicamento utilizado para el paludismo, denominado cloroquina e hidroxicloroquina.

En efecto, reconoció, se trata del  único estudio realizado en China, donde lo probaron en ese pequeño grupo de pacientes que evolucionaron mejor que los quienes no lo recibieron. “Pero eso en medicina no es válido, porque no es un estudio con todo rigor científico y la serie es muy pequeña. En China hubo más de 80 mil infectados y en 10 pacientes les fue bien, por lo que no es representativo”, insistió Rodríguez Ruiz.

En las guías de práctica clínica no está autorizado el uso de esos medicamentos, advirtió, y aunque también se sigue investigando con antirretrovirales aplicados contra el VIH, tampoco se ha demostrado su efectividad.

No hay un estudio que demuestre que realmente esos medicamentos sirven contra el coronavirus, y en el caso de la cloroquina está indicada en el tratamiento del paludismo, pero contiene elementos muy delicados.

Consumir cloroquina podría provocar reacciones secundarias, como alteraciones e insuficiencia hepática, alargamiento de los tiempos de coagulación y alteración cardiaca.

El Interferón Alfa 2B es medicamento de uso hospitalario, por eso no está a la  venta del público, y tampoco hay estudios confiables que demuestren que sirve para combatir esta enfermedad, finalizó.

Noticia anterior

Un estudio determinó que las personas con sangre tipo A son más vulnerables al Covid-19

Siguiente noticia

Recupera un poco de vitalidad el “Sáinz”