Inicio»Local»Cuarentena ya colapsó al transporte público, lamentan

Cuarentena ya colapsó al transporte público, lamentan

0
Compartidos
Google+

El transporte público de la entidad ha colapsado por la pandemia del Covid-19, y ya no tenemos ingresos, pues los ciudadanos están en cuarentena en sus hogares, lamentaron transportistas foráneos que acudieron al Palacio de Gobierno a solicitar apoyo, y ofrecer su respaldo al gobernador Carlos Miguel Aysa González en acciones que beneficien a la población.

Representantes de siete cooperativas de diversos municipios, encabezados por el presidente de “Pioneros del Camino Real”, Genaro Xool Madero, revelaron que no hay trabajo, y operan con números rojos, sobre todo porque han privilegiado la sana distancia, y evitan llenar sus unidades.

“Actualmente estamos llevando máximo nueve pasajeros en cada unidad por los protocolos que indica la Secretaría de Salud (SSA), hacemos recorridos de más de 60 kilómetros, y no es redituable… y así en todo el Estado”.

Y confirmó que ya registran pérdidas económicas considerables, pues cada unidad gasta alrededor de 280 pesos en gasolina, cantidad que no es recuperada con los ingresos que dejan los pasajeros que trasladan al día.

También convocó a los transportistas locales a que, aunque sea a duras penas, continúen brindando el servicio a las familias campechanas, y aseguró que si así lo decide el director general del Instituto Estatal del Transporte (IET), Juan José Castillo Zárate, trabajarán con él de la mano.

De la solicitud hecha al Gobierno Estatal, especificó que necesitan ayuda de lo que sea, mercancías, recursos económicos, o líneas de crédito que les permitan afrontar la emergencia sanitaria.

“No tenemos ingresos, ya terminó la tercera semana de contingencia, entramos a la cuarta, y nuestras familias están desesperadas. Lo poquito que teníamos ahorrado ya se terminó, y sí necesitamos el apoyo… estamos seguros de que el gobernador nos va a apoyar, no nos va a dejar morir de hambre”.

De igual manera, agradecieron el apoyo de los alcaldes de Hecelchakán y Calkiní, José Dolores Brito Pech y Roque Sánchez Golib, respectivamente, pero admitieron que no es suficiente para soportar esta crisis económica que afecta a unas 600 familias que dependen de esta actividad.

Los transportistas de Hecelchakán, Escárcega, Tenabo, Hopelchén, entre otros municipios, confiaron en que recibirán una respuesta favorable del gobernador Aysa González, y le reafirmaron su apoyo en caso de impulsar brigadas de prevención que protejan la salud de los campechanos.

Noticia anterior

Piden en Imí abasto permanente de agua

Siguiente noticia

Detenida la promoción turística por pandemia