Inicio»Local»Hay coronavirus en las 2 penitenciarías

Hay coronavirus en las 2 penitenciarías

1
Compartidos
Google+

Familiares de internos del Centro de Readaptación Social (Cereso) de San Francisco Kobén confirmaron que hay brotes de coronavirus entre el personal penitenciario y algunos reos, por lo que se han intensificado las tareas de sanitización, y luego de dos meses de cierre, desde el jueves pasado se reactivaron las visitas.

En tanto, la Secretaría de Salud a través de su unidad de Comunicación Social evitó referirse al tema, y remitió a los reporteros a la Secretaría de Seguridad Pública, que es la que controla los penales. En esta dependencia se mantiene cerrada la información.

Se confirmó, sin embargo, que al menos son dos los casos positivos de Covid-19 entre el personal de la Policía Penitenciaria (PP) de las cárceles de Campeche, aunque fuentes no oficiales revelaron que son más los servidores públicos con síntomas sospechosos que fueron puestos en cuarentena.

TRIBUNA constató ayer que brigadas de la Secretaría de Salud (SSA) sanitizan y fumigan en el exterior e interior del Cereso de San Francisco Kobén.

Los elementos positivos de Covid-19 de la PP son originarios de Tenabo y Hecelchakán, éste último trasladado el jueves pasado de su municipio al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de la ciudad capital, al requerir respirador artificial.

Fuentes no oficiales revelaron que en donde hay más casos sospechosos e incluso señalan “brote” de Covid-19 entre el personal penitenciario, es en el penal de Carmen.

Algunos familiares de los reos, que pidieron el anonimato, informaron que llevaban casi dos meses sin poder ver a sus parientes, y por medio de mensajes telefónicos les informaron que ya había casos positivos en las galeras. Refirieron que había una sección en cuarentena, donde llevaban a las presos con síntomas sospechosos.

Ante la contingencia sanitaria, suspendieron las visitas a finales de marzo en ambas cárceles. Las autoridades solamente permitían que los familiares les llevaran comida y ropa, sin poder verlos.

Ayer, desde la madrugada, llegaron los familiares a Kobén, donde aguardaban ser los primeros, y en punto de las nueve de la mañana poder ingresar al penal al levantarse la prohibición de visitas.

Noticia anterior

Afecta a ganaderos mortandad de reses

Siguiente noticia

Se desborda el río Champotón