Tribuna Campeche

Diario Independiente

Denuncian brotes de coronavirus en edificios públicos

Da click para más información

Tras la muerte de un empleado de la Dirección de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Campeche, que no dejó de presentarse a su centro laboral porque los “jefes” se lo impidieron, sus compañeros exigieron a las autoridades practicar pruebas para detectar si hay más contagios.

Esa misma situación se vive en el hospital de Xpujil, donde familiares de trabajadores denunciaron el brote de al menos cinco casos positivos y otros cinco sospechosos, que por falta de diagnóstico están en la incertidumbre. Además, laboran sin cubrebocas, guantes o caretas, exponiéndose y arriesgando a la población.

El director, Víctor Manuel Fiumara Barrera, refirió que los casos son hasta ahora sospechosos, y los trabajadores recordaron que hace una semana falleció por Covid-19 un médico de la especialidad de Ginecología, que constantemente viajaba a Ciudad del Carmen a cubrir turno de fin de semana, donde pudo contagiarse.

El alcalde de Calakmul, Luis Felipe Mora Hernández, explicó que efectivamente hay casos en el hospital, y como autoridad buscará que se tenga el equipamiento necesario, como demandan los protocolos de seguridad anti Covid-19, y buscarán el control sobre las consultas, para que el mal no se propague.

Mientras, en la capital del Estado los trabajadores de las direcciones de Obras Públicas y Desarrollo Urbano, Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable y de Catastro, a cargo de José Luis Llovera Abreu, Ana Alexandra González Marín y Ángel Francisco González Marín, respectivamente, denunciaron que se encuentran hacinados donde por muchos años funcionó conocida ferretería y tienda de artículos para baño, en el barrio de San Román.

El compañero fallecido, aseguraron, siguió teniendo contacto con otros trabajadores, y tras su muerte mandaron a sanitizar las áreas, aunque no contaban con equipos adecuados.

Lamentaron la falta de sensibilidad del alcalde, porque informa que mandó a sus casas a todos los trabajadores, lo cual es mentira, pues muchos operativos siguen en sus puestos, sin los insumos necesarios para la prevención, y no se pueden quejar abiertamente, porque los tienen amenazados con darles de baja.