Inicio»Local»Sirven las despensas, pero se requiere más la intervención del Fonden

Sirven las despensas, pero se requiere más la intervención del Fonden

0
Compartidos
Google+

“Han venido funcionarios  a evaluar los daños y se van; otros, políticos, llegan, nos entregan despensas y se retiran; nadie hasta ahora nos dice quién nos ayudará a recuperar las pérdidas en cultivos, ganado, caminos, viviendas y demás. Nos urge la presencia del Fonden”, claman comisarios ejidales y municipales de Hopelchén, Tenabo, Hecelchakán y Calkiní.

Hopelchén sigue siendo el municipio más dañado. En cuanto a agricultura se perdieron dos mil 500 hectáreas de cultivos de chigua por más de 7.5 millones de pesos, sobre todo en Iturbide y Dzibalchén;  unas siete mil 500 hectáreas de soya ya habían sembrado de las 45 mil proyectadas y los daños rebasan los 37.5 millones de pesos.

Han muerto más de mil 200 cabezas de ganado, y otras mil están en peligro, pues están en zonas inundadas, según se pudo constatar en recorridos por Chunchintok, donde los daños ascenderían a unos 15 millones de pesos.

La apicultura también fue afectada, señala Ermilo Alonso Maas  Ek, dirigente de la Unión de Apicultores Indígenas de Los Chenes (Uaich). Más de dos mil  colmenas se perdieron y los daños rebasan los cinco millones de pesos. Hay muchas comunidades inundadas y la ayuda federal no llega. Una población afectada es Chun Ek, cuyas 158 casas permanecen entre el agua, pues la laguna “Cha Luc”,  ubicada a dos kilómetros del pueblo, está rebosando. El Pedregal y Ramón Corona siguen incomunicadas.

En Tenabo, la comunidad más afectada  es  Xkuncheil. Unas 42 viviendas quedaron entre el agua, informó el comisario ejidal  José Ballina Colomé,  quien insiste en que “las autoridades han apoyado con despensas, pero hasta ahí, los damnificados y productores con siniestros no han recibido ninguna ayuda”.

En Montebello, Hecelchakán, 96 familias perdieron sus hogares y siguen esperando que llegue el apoyo prometido.  Durante unas semanas les dieron comida, despensas y agua, pero nadie habla de los recursos para reparar los daños, señalaron los afectados.

En Dzitbalché, Calkiní, donde una tromba afectó  52 viviendas, tampoco han visto la mano del Gobierno Federal.  Tampoco han apoyado a los campesinos que perdieron sus cultivos de maíz, chigua, hortalizas y frutales, se quejaron los campesinos José Andrés Chan Poot y Enrique Ek Chan.

En el municipio de Calkiní,  Cristóbal dejó afectaciones en Tankuché, Santa María y San Agustín Chunhuás. Aún se puede ver el agua en las humildes casas y no se sabe que las autoridades del Ayuntamiento o de la Secretaría de Desarrollo Rural hayan estimado las pérdidas en cultivos, caminos  y animales, de ganadería o de traspatio, por lo que no esperan que los apoyos prometidos por el Fonden lleguen pronto.

Noticia anterior

Ayer récord de contagios con 94

Siguiente noticia

Protestan en el penal