Inicio»Local»En municipios, sin servicios del IMSS

En municipios, sin servicios del IMSS

0
Compartidos
Google+

Sin instalaciones para atender a pacientes de Covid-19, sin médicos para el otorgamiento de consultas a los derechohabientes con otras enfermedades y sin ambulancias para el traslado de enfermos graves o con urgencias, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mantiene en el abandono a miles de derechohabientes en la casi totalidad de los municipios campechanos, y en los casos de Calakmul y Palizada tiene que enviarlos a Quintana Roo y Villahermosa, Tabasco.

En la Unidad Médica Familiar 08 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Hopelchén fueron suspendidas las citas con especialistas y los traslados en ambulancia, salvo que sea de suma gravedad, y quienes ya habían sido agendados antes de la pandemia se quedaron sin recibir la atención que requieren, se quejó Margarita Chablé Ku, que requiere medicamentos para el tratamiento de su piel.

“Me dicen que tengo que ir hasta Mérida a surtir mi receta, pero no puede ser, porque el delegado en Campeche puede pedir a Mérida esos medicamentos y entregármelos en Hopelchén. ¿O ni eso puede gestionar?”, cuestionó.

El director del nosocomio, José Alfredo Verdejo Narváez, confirmó que no hospitalizan a pacientes con Covid-19 por falta de infraestructura, aunque en las últimas semanas fue habilitado un espacio en la parte posterior para atender a personas que presenten la sintomatología de esa enfermedad. “Si algún paciente que estuvo en aislamiento presenta complicaciones y acude a la UMF 08, ese mismo día es trasladado en ambulancia a la capital del Estado, para mejorar su atención médica”, aseveró.

Verdejo Narváez aseguró que el personal médico cuenta con el equipo necesario para proteger su salud, y constantemente se está surtiendo a la UMF 08 para que todos los que conforman su plantilla laboral tengan las herramientas para estar aislados del contacto directo con los pacientes.

María del Rosario May Ché, dirigente seccional del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes, Municipios e Instituciones Descentralizadas del Estado de Campeche (Sutmidec), expuso que de nada sirve aportar las cuotas obligatorias, si no reciben la debida atención y padecen el desabasto de medicamentos, principalmente para enfermos de diabetes e hipertensión.

“¿A dónde va a parar el dinero de las cuotas, si la atención en la UMF 08 de Hopelchén es pésima y el servicio deja mucho que desear?”, cuestionó, y recordó que tampoco hay área de urgencias, y cuando un sindicalizado lo requiere tiene que trasladarse por su cuenta a la capital del Estado, y para consultar deben acudir con doctores particulares, en donde pagan hasta 300 pesos por consulta, más los medicamentos que les recetan. “Entonces, ¿para qué sirve el IMSS?”, repreguntó.

En Hecelchakán el IMSS-Bienestar cuenta con área para hospitalizar a enfermos, pero quienes tienen padecimientos crónicos se las están viendo negras, porque desde hace varias semanas les dieron medicamentos para dos y tres meses, y a quienes tenían cita con algún especialista les cambiaron la fecha de consulta debido a la contingencia.

En el hospital se prioriza la atención a las embarazadas, a las que les toma la presión y son canalizados con su médico de cabecera, y el problema principal es que se padece el desabasto de medicamentos.

En el municipio de Calkiní los derechohabientes del IMSS se sienten inseguros, porque el módulo no tiene médicos especialistas, sólo uno general, y cuando se necesita algún estudio los mandan a Hecelchakán, en donde tienen temor de ir, porque ahí atienden casos de Covid-19, y el temor es el contagio.

El derechohabiente Carlos Chan  consideró incorrecto pagar por un servicio que no reciben, y que por el tema de la pandemia se deje sin atención a quienes padecen otras enfermedades. “Esto bien puede ser considerado como fraude, ya que en ocasiones preferimos ir con el médico particular, porque nos sale más económico que trasladarnos hasta Hecelchakán”, subrayó.

Sin clínicas ni especialistas

La mayor problemática por las deficiencias e insuficiencias del Instituto Mexicano del Seguro Social se presentan en los municipios de Tenabo, Calakmul, Palizada y Candelaria, y marchan hacia el deterioro los servicios que brindan en Champotón y Escárcega.

En Tenabo no hay módulo del IMSS y los derechohabientes tienen que viajar a Hecelchakán o Campeche a recibir atención. Esa situación data de muchos años, y no la ha podido cambiar la 4T, lamentó José de los Ángeles Uc Uc, dirigente del Sindicato de los Tres Poderes de Tenabo.

Calakmul tampoco tiene consultorio, y los derechohabientes van a médicos y laboratorios particulares o viajan a Quintana Roo, Escárcega o la capital, lo que es costoso y complicado, se quejaron Maricela Morales, Luis Heredia, Candelario Rodríguez y Ángeles Contreras.

La Unidad de Medicina Familiar 9 del IMSS de Palizada no tiene área de radiografías, sala de intervenciones quirúrgicas, ni médicos especialistas. Sólo consulta externa y medicina familiar. En alguna urgencia al paciente lo  trasladan a Villahermosa, Tabasco, señaló la titular Martha Jaruco García Castelán.

La pequeña y vetusta clínica del IMSS de Candelaria sólo da consultas, y en casos especiales canalizan a los pacientes a la UMF 5 o la capital del Estado. Germán Cruz Sanmiguel, burócrata del Ayuntamiento, sostuvo que el viacrucis inicia con el viaje a Escárcega.

En Champotón los servicios de la UMF 2 del IMSS son limitados. Sólo surten recetas de medicinas controladas a derechohabientes con padecimientos crónicos, como hipertensión y diabetes, denunciaron Laura Lourdes Sagilán y Gregorio Zárate Guzmán.

Antes ofrecía consultas externas y de hospitalización, lo que incluye consulta médica, promotor de salud, rayos x, laboratorio, traslado de pacientes y urgencias. Por la pandemia sólo funcionan urgencias, traslados y el área Covid, que es muy estrecha y no permite guardar la sana distancia.

En la UMF del IMSS de Escárcega se carece de personal médico especializado, medicinas y servicios elementales, expuso el abogado José Lorenzo Salaya Sánchez.

Cancelaron los traslados de pacientes a la capital del Estado, y muchas personas están en riesgo de perder la vida por el atraso en sus citas, a lo que se agrega el desabasto de medicamentos. Esas limitaciones se han incrementado por la pandemia, afirmó.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Reabre el Sáinz y no llega la gente