Inicio»Local»Ineficiente Issste en los municipios

Ineficiente Issste en los municipios

0
Compartidos
Google+

Obsoletas, sin equipamiento, en ocasiones sin medicinas y con escaso personal, las unidades médicas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, (Issste) en los municipios, son claro ejemplo de abandono, en detrimento de sus derechohabientes.

En el cruce de la calle 11 con avenida “Carlos Sansores Pérez” está la unidad del Issste de Champotón, que refleja desinterés, en ocasiones sin medicamentos. Por el momento no tenemos problemas, aunque ahora con lo del Covid-19 todo está muy limitado, y en caso de requerir algo tendremos que esperar para concretar una cita, señalaron empleados.

Sólo brinda servicio de farmacia y consultas, por lo que el descuento vía nómina por el servicio nunca les ha garantizado atención médica de calidad. Necesitamos que la Delegación del Issste se fije en Champotón, y constate que no ha crecido en muchos años, y que en contraparte sus derechohabientes ya son miles”, aseguró Gloria Noemí Paredes, hija de una derechohabiente, que sostiene que la clínica quedó obsoleta.

En la clínica del Issste de Hopelchén no hay servicios de medicina especializada, y por la contingencia por el Covid-19 suspendieron los traslados a la capital del Estado. Lo peor es que se padece desabasto de medicinas, y los derechohabientes tienen que adquirirlos en farmacias particulares. María Antonia Acosta Ramírez expresó que es diabética, y desde hace dos meses compra sus medicinas en farmacias, aunque a veces no tiene dinero.

Daniel Beh Chablé, de Dzibalchén, lamentó que no haya medicamentos. Mi esposa es diabética y le aplican insulina, que a veces no hay, por lo que lo compran en farmacias particulares a 600 y mil pesos. Ese dinero no lo reembolsan.

En Candelaria los derechohabientes están prácticamente abandonados. No hay servicio médico, ni clínica, ni servicio de ambulancia, señaló el profesor Javier Moreno Gutiérrez, delegado sindical de la D-II-37.

A pesar de que nos descuentan el pago de esa seguridad, nunca la hemos recibido. Tampoco nos rembolsan los gastos por médicos y laboratorios particulares, afirmó. El servicio lo recibimos en forma restringida cuatro horas a la semana, y de lunes a viernes en instalaciones prestadas.

No hay unidad médica formal, y los médicos instalan sus consultorios.  A eso se suma el padrón de más de 70 jubilados, que necesitan servicios, por los achaques en esa etapa de sus vidas. Los medicamentos los compramos, porque no es regular la entrega, se quejó.

Noticia anterior

portada

Siguiente noticia

La mayoría son elefantes blancos