Inicio»Local»Armadores ya no deben depender del paternalismo

Armadores ya no deben depender del paternalismo

0
Compartidos
Google+

Acabar con el paternalismo que demandan los armadores campechanos, que deben aportar de sus recursos para generar mayores ganancias con las cuales enfrentar la nueva circunstancia económica que enfrenta el país, demandó el presidente del Grupo Resurgimiento “Pedro Sáinz de Baranda, José Adam Castillo Dzib.

No pueden depender todo el tiempo de los apoyos que les ofrecen los gobiernos Federal y del Estado, puntualizó. Tienen que poner de su parte y entender que si esa actividad ya no es redituable, que se dediquen a otra cosa, exigió.

Coincidió sin embargo en que las protestas de los hombres del mar son resultado del abandono del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la falta de respuesta a las solicitudes de apoyo, que desde el principio de su mandato le han hecho. Se le están saliendo de las manos este tipo de problemas, pues no se puede continuar justificando la carencia de apoyo con el discurso de la austeridad.

Es necesario, agregó, que se brinde apoyos oportunos no sólo a los pescadores sino también a los agricultores y además sectores productivos, pero al mismo tiempo que quienes son parte de estos grupos hagan lo suyo y sean verdaderos empresarios, para que no estén a la espera de la entrega de recursos de programas del Gobierno Federal.

Las malas políticas actuales han llevado a la debacle al sector pesquero, que en el pasado fue el que representó a Campeche y por el cual muchas familias salieron adelante, por lo que lamentó que esté a punto de desaparecer, “sobre todo cuando los pescadores y otros sectores productivos confiaban en que habría un cambio, como pregonó la 4T.

Castillo Dzib mencionó que lo ocurrido este año en la temporada de pesca de camarón es un hecho inédito, ya que nunca se habían quedado varadas las embarcaciones por falta de recursos económicos, y lamentó que no se escuche a los pescadores de altura y que tengan que marchar, bloquear calles y plantarse en las dependencias federales para ejercer presión a las autoridades.

Noticia anterior

El Grito no tuvo eco

Siguiente noticia

Mediarán legisladores