Inicio»Local»Alcances de la ley

Alcances de la ley

0
Compartidos
Google+

La violencia a la intimidad personal hasta antes de la reforma —que se mantiene vigente— establece tres fracciones en los que el bien jurídico tutelado se trata de la intimidad personal en tres hipótesis.

En la fracción número 1 se especifica el apoderamiento de cualquier tipo de documento o de objeto de cualquier clase que contenga alguna información o imagen que esté relacionada con la intimidad de cualquier persona.

Como intimidad de la persona se entiende cualquier parte de su cuerpo o en su caso algún documento donde haya redactado algunas escenas, por ejemplo de carácter muy personal, muy privado, etc.

En la hipótesis número dos establece una conducta diversa, pero relacionada también con los citados documentos u objetos que produzca, circule o publique por cualquier medio. Es decir, puede ser de persona a persona, a través de correo electrónico, teléfono o cualquier plataforma o medio tecnológico conocido.

La tercera fracción establece que se utilice cualquier medio técnico, tecnológico para escuchar u observar, trasmitir, grabar o reproducir inclusive sonidos en espacios privados, por ejemplo, el cuarto, baño, alcoba, en cualquier parte o rincón de la casa habitación de la persona, pues en ella solamente tiene dominio la víctima.

La reforma del Congreso del Estado, además del aumento de la pena adiciona el artículo 175 bis que tiende a ampliar las hipótesis que pudiesen caber en la comisión de las conductas de las personas.

La reforma también prevé que cuando el activo se trate de un servidor público y use mecanismos o medios que le otorgan el ejercicio de la profesión, se le puede  destituir de su cargo o en su caso la inhabilitación temporal de entre cinco a 10 años.

Si el bien jurídico ya no es sólo la intimidad de la persona, sino la obtención y circulación de algún objeto vinculado con la intimidad de la persona, por ejemplo, una prenda íntima, entendiendo esta como la ropa que sirve para cubrir las partes erógenas o nobles de la mujer o varón.

Se contempla en la reforma si el material lo obtuvieron sin el consentimiento de la víctima, robándolo o accediendo a los archivos de computadora, de teléfono, de USB, en un archivo externo, cualquier documento, implemento que contenga una material erótico-sexual. También es agravante cuando esa obtención sea con fines comerciales para obtener algún dinero y si el que comete el hecho delictivo es un ministro de algún culto o un servidor público.

Noticia anterior

Más penalidad por violar la intimidad

Siguiente noticia

portada