Inicio»Local»Más penalidad por violar la intimidad

Más penalidad por violar la intimidad

0
Compartidos
Google+

Aunque el delito de violación a la intimidad personal es poco conocido en Campeche, pese a que está en vigor desde el 4 de septiembre del 2012, con las reformas aprobadas en el Congreso del Estado el pasado 7 de octubre, se contempla prisión de seis hasta 10 años a quienes obtengan, difundan o promuevan fotos, videos y hasta sonidos de carácter erótico sexual de cualquier persona. Si es en perjuicio de menores de edad la pena se duplica.

El presidente de la Sala Penal del Poder Judicial del Estado de Campeche (PJE), José Antonio Cabrera Mis, destacó la importancia de la reforma recién aprobada y admitió que con esa ampliación de las conductas vinculadas se protege aún más el bien jurídico tutelado a favor de todas las personas, particularmente a las mujeres, que son las mayores víctimas, y de menores de edad, adolescentes, estudiantes, etcétera.

Estos hechos de carácter delictivo se encuentran contemplados en el artículo 175 del Código Penal del Estado de Campeche (CPE), en la figura de violación a la intimidad personal desde hace ocho años, mientras que a nivel nacional inició la lucha para su reconocimiento como delito y castigo a través de la Ley Olimpia.

En Campeche, la obtención, difusión y/o promoción de cualquier documento —sea material de video, audio o fotográfico y capturas de pantalla e incluso de prendas íntimas— será sancionado con mayor severidad y agravado por la manera en que se haya obtenido, la relación que tenga el activo —victimario— y la víctima, sea sentimental, familiar o laboral.

Además de la comisión del delito contemplado en el Código Penal, el activo podría incurrir en algún otro ilícito contemplado en cualquier Ley General, Especial o del Código Penal Federal (CPF) como la trata de personas, pornografía infantil, etc., lo cual agravaría aún más la pena.

Antes de la reforma del 7 de octubre, se sancionaba con dos a cuatro años de prisión y multa de entre 100 y 300 días de salario mínimo vigentes en la entidad a quien cometa el hecho delictivo.

Con la reforma aumentó la pena, de tres a cinco años y multa de 300 a 350 Unidades de Medidas y Actualización (UMA), pero se contemplan agravantes del 50 por ciento de la mínima y máxima ante la forma de obtención del documento por la confianza entre el activo y la víctima.

Es decir, de cuatro años y medio —como mínima— y hasta siete años y seis meses —como máxima—, cuando el victimario haya sido pareja, padre o tutor, profesor, jefe o con algún cargo jerárquico laboral para con la víctima.

Además de que para la obtención del material o documento haya hecho uso de la fuerza física o moral o aprovechó la situación de vulnerabilidad de la víctima por su situación económica, cultural, étnica o social. O si la víctima fue drogada o se encontraba inconsciente al momento en que la grabaron, tomaron fotos u obtuvieron sin su consentimiento el documento.

La penalidad aumenta de cuatro a seis años —como mínima y máxima, respectivamente— cuando se trate de material erótico-sexual. Y de seis a 10 años cuando la víctima sea niño, niña o adolescente, además de que se perseguirá por oficio, mientras que en las otras hipótesis será por querella.

Al respecto de los menores también podrían configurarse el delito de pornografía infantil o trata de personas, según sea el hecho, precisó Cabrera Miss.

Noticia anterior

Alebrijes quedan oficialmente protegidos contra plagio

Siguiente noticia

Alcances de la ley