Inicio»Local»Adelantan la visita a los cementerios

Adelantan la visita a los cementerios

0
Compartidos
Google+

Sin la afluencia de años anteriores, y debido a que hoy y mañana estarán cerrados los  cuatro cementerios de la ciudad, decenas de campechanos acudieron ayer a llevar flores y encender veladoras en las tumbas de sus familiares, en especial de quienes fallecieron siendo niños, en tanto que en cientos de hogares colocaron altares con dulces, juguetes y velas de colores para recibir a los “finados pixanitos”.

Desde las ocho de la mañana empezaron a arribar las personas a los panteones de la ciudad capital, para dejar flores y veladoras a sus difuntos, sin que la autoridad municipal haya instalado filtros para la aplicación del gel actibacterial y toma de temperatura. No hubo ningún protocolo sanitario por la pandemia.

En los cementerios de Santa Lucía, San Román, Samulá, Siglo XXI y Lerma muchas personas aprovecharon desde temprano y hasta las cuatro de la tarde para visitar las tumbas de sus seres queridos. Las puertas de los camposantos fueron cerradas precisamente a esa hora, por disposición de la autoridad municipal.

El panteón de Santa Lucía registró el mayor número de personas que ingresaron sin ningún problema a depositar en las tumbas flores y veladoras, ya que no se les tomó la temperatura, ni se aplicó gel antibacterial, como solicitaron las autoridades sanitarias, para evitar los contagios de coronavirus. También hubo regular afluencia al de San Román. No se registraron incidentes.

Otro aspecto del día es que familias, como la de Dorcas Eunice Tec Ramos, este año mantuvieron la tradición de elaborar pibipollos para las almas de los niños. Para un pibipollo de regular tamaño se gasta entre 200 y 250 pesos entre todos los ingredientes, por lo que una familia eroga hasta mil pesos para recordar a sus muertos, indicó.

Ese es el gasto aproximado en un pibipollo de tamaño grandecito, haciéndolo en casa. Para su elaboración hay que comprar gallina, puerco, manteca, masa, achiote, hoja de plátano, y otros ingredientes, subrayó. Tec Ramos consideró que el Día de Muertos es una celebración importante para las familias campechanas. No se debe sepultar esta creencia y continuar con la tradición ancestral de ofrendar ese manjar a los familiares que ya partieron al ‘más allá’. No hay que dejar morir su recuerdo.

Noticia anterior

Acabó pandemia el culto a los muertos

Siguiente noticia

Difieren los religiosos