Inicio»Local»Detectaron en noviembre el primer caso de lepra del año

Detectaron en noviembre el primer caso de lepra del año

0
Compartidos
Google+

En Campeche, durante la semana número 45 fue diagnosticado el primer caso de lepra del 2020, tras un año de ausencia de esta enfermedad, que es curable. Según informes de la Dirección General de Epidemiología (DGE), a nivel nacional suman ya 84 los nuevos pacientes que actualmente reciben atención.

De acuerdo a la DGE, con datos de la Secretaría de Salud (SSA), de enero al 15 de noviembre de este año en México fue detectada la enfermedad crónica e infecciosa causada por el bacilo Mycobacterium leprae en 84 personas: 49 hombres y 35 mujeres. En el mismo periodo, pero del 2019, sumaban 154 los casos.

Específicamente en la Península de Yucatán, hasta la semana epidemiológica número 46 del 2020 habían sido confirmados siete nuevos casos de lepra en total, seis correspondieron al sexo masculino, y uno al femenino. En Yucatán hubo tres casos; en Quintana Roo, tres, y en Campeche, uno.

En la entidad, el primer caso confirmado en lo que va del año fue durante la semana epidemiológica número 45, que abarcó del 2 al 8 de noviembre. En este ámbito, es de resaltar que dicha enfermedad no se presentó aquí durante el 2019, y conforme a los últimos diagnósticos registrados en el 2018, en aquel entonces fueron dos.

Uno de ellos perteneciente a Sihochac, Champotón, un masculino de 76 años que llevó tratamiento de poliquioterapia, actualmente fallecido; mientras el segundo fue otro masculino de 44 años de la localidad La Esperanza, Candelaria, y que hasta octubre del 2020 seguía bajo ese mismo procedimiento.

La SSA indicó que la lepra afecta principalmente los nervios periféricos y la piel, aunque puede dañar otros tejidos. Progresa lentamente con un periodo de incubación promedio de tres años, puede atacar a cualquier edad y a ambos sexos.

Es contagiosa, y se considera que el humano es el único reservorio del Mycobacterium leprae; la mayoría de los investigadores coincide en que el modo de trasmisión del bacilo de la lepra es por vía aérea, mediante microgotas de secreción que, al hablar, toser o estornudar, son expulsadas por el enfermo, y el sujeto sano al inhalarlas es contagiado.

En su momento, el subdirector de Salud Pública de la SSA Estatal, Manuel Julián Zaldívar Báez, comentó que es una enfermedad curable, siempre que sea detectada a tiempo.

Para adquirir la infección se requiere la convivencia estrecha y prolongada con un enfermo bacilífero, y con inmunidad celular disminuida. Los contactos intradomiciliarios de los enfermos representan el grupo más expuesto al riesgo de adquirir la infección y, en algún momento de su vida, desarrollar la enfermedad.

La mayoría de las veces las personas que tienen lepra no cursan con
sintomatología, lo que origina un retraso en el diagnóstico, pero los signos son los siguientes: una o más manchas cutáneas con una pérdida definida de la sensibilidad en cualquier parte de la piel; pueden ser blanquecinas, rojizas o cobrizas; ser aplanadas o elevadas; no producen picor o prurito; usualmente no duelen, y se pierde la sensación de calor, tacto o dolor.

Noticia anterior

Apoyos por 8.6 mdp para primera infancia

Siguiente noticia

Despiden familias a difuntos