Inicio»Local»Murieron 9,500 reses en municipios del sur

Murieron 9,500 reses en municipios del sur

0
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.— Sequía, inundaciones, desbordamiento del río Palizada y bajas temperaturas provocaron la muerte de al menos nueve mil 500 reses en los municipios de Escárcega, Candelaria y Palizada, denunciaron líderes ganaderos de la región, al alertar que pese a que agravaron las sanciones penales, no cesa el abigeato.

Omar Martín Arjona Ceballos, dirigente de la Unión Ganadera Regional General del Estado de Campeche (UGRGC), expuso que este año fue complicado para el sector, debido a que el Gobierno Federal eliminó subsidios.

Además, las inclemencias del tiempo dejaron pérdidas incuantificables, como la muerte de miles de reses en la región, y aunque los precios de becerros se mantienen estables, se tiene que trabajar en el repoblamiento del hato a través de capacitación y tecnología.

El dirigente externó que el campo necesita de subsidios para poder trabajar, pues no es posible que los que producen no tengan ningún apoyo del Gobierno. A eso, le sumó los daños ocasionados por la sequía y las lluvias, que dejaron pérdidas importantes para los productores en general.

“La tormenta tropical Cristóbal fue la que mayor daño causó, ya que sólo en la Región de los Ríos, en la Comisaría de Aguacatal, del municipio de Carmen, murieron alrededor de dos mil 500 reses”.

“No obstante, los daños fueron subsanados por el Fondo de Aseguramiento, que mantiene la Confederación Nacional Ganadera, y los productores recuperaron parte de sus pérdidas”, indicó.

El precio del ganado —detalló—, se mantuvo estable entre 43 y 44 pesos el kilo de becerro, aunque persiste la incertidumbre para el próximo año, porque continuarán los recortes presupuestales de la administración federal, que además de suprimir los subsidios eliminó el Programa Ganadero, pues no está considerado en el paquete económico a ejercer el año próximo.

Arjona Ceballos manifestó que se tiene que trabajar en el repoblamiento del hato, y se logrará mediante la puesta en marcha de tecnologías y del buen trato a los animales.

Sin alimento en Palizada

Leopoldo Domínguez Martínez, productor de la comunidad El Porvenir, en Palizada, reveló que la pasada creciente del río y el frío provocaron la muerte de más de cinco mil reses ante la falta de pastura, que aún está inundada a pesar de la tendencia a la baja de las aguas del afluente.

“Las bajas temperaturas han comenzado a causar estragos en la geografía paliceña, donde los animales se encuentran en pequeños encierros a orillas de los caminos, ya que los campos aún están anegados, carecen de pastura, y con el frío los más débiles han empezado a morir”.

En la Región de los Ríos, como en las comunidades Tumbo de la Montaña, Río Blanco, Laguna Blanca, El Zapote, Puerto Arturo, Canales, entre otras aledañas a la cabecera municipal, se padece falta de pastura y baja temperatura y muchos animales han comenzado a perecer, ante lo cual lanzó un llamado de auxilio urgente a los tres niveles de Gobierno.

Sigue problema del abigeato

El presidente de la Asociación Ganadera Local General de Candelaria (AGLGC), Agustín Moreno Sotelo, coincidió en que para el sector ganadero el año a punto de concluir fue malo, porque hubo mucha afectación por las condiciones del clima que diezmaron poco más de dos mil cabezas de ganado.

Esto aunado al abigeato, que sigue siendo un problema en ese municipio, además de que por la pandemia del Covid-19 hubo también afectaciones económicas, pues las actividades comerciales se tuvieron que frenar.

Recordó que tan sólo durante la sequía hubo mucha mortandad de ganado, pues poco más de dos mil reses fallecieron, y con las lluvias también se registraron decesos, que hoy continúan aunque no en la misma proporción. Los animales enferman de neumonía, ya que ha llovido más que otros años.

Actualmente, la situación de la ganadería es estable, aunque con algunas bajas por el exceso de lluvias.

El precio se ha mantenido fijo en las últimas semanas, por ejemplo, el becerro en pie oscila entre 42 y 43.50 pesos, la becerra está a 38.50, la vaquilla chica a 38.50, y la vaquilla en 35.50.

Moreno Sotelo resaltó que el sector ganadero en temporada crítica por estiaje siempre ha contado con el apoyo del gobernador Carlos Miguel Aysa González, quien aportó 300 toneladas de silo y cinco pipas de melaza, aunque ahora para fortalecer al sector requieren créditos a través de Firco, FIRA o la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR), con tasas blandas o bajas, para que los productores puedan pagar o adquirir maquinaria para el campo.

También apuntó que el robo de ganado sigue siendo uno de los flagelos que más lacera la economía de los productores ganaderos, pues este año hubo mucha incidencia. Afortunadamente, en el Congreso del Estado fueron modificadas las leyes para considerarlo delito grave.

El 2021 lo vislumbra bastante sombrío, porque ante el exceso de lluvias, la mayoría de los productores no logró sembrar maíz para tener alimento de reserva para la temporada de estiaje, que se espera sea más severa.

Actualmente, los potreros casi no tienen pasto y habría escasez de alimento, por lo que el panorama no es alentador, concluyó.

Noticia anterior

portada

Siguiente noticia

Se ha recuperado 50% del sector constructor